La Carpeta:
1 de 10
 
Es evidente que Peña Nieto tiene preocupaciones políticas mayores que combatir al narcotráfico. Que se peleen entre ellos, que secuestren a sus juniors y, eventualmente, los maten. El Ejecutivo federal tiene cosas mucho más importantes que atender, como el atolladero de cómo someter a reconsideración su torpe Reforma Educativa sin perder la cara
FELIX CORTES CAMARILLO
agosto 26, 2016, 5:16 am

felix-nuevo

Hold me down, sabe my soul, I was born just to die all alone…

                Stone Sour, Faux Pax

Hace 50 años, el frente sur de la guerrilla colombiana que comandaba Manuel Marulanda Vélez, mejor conocido como Tirofijo, fundó las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Las FARC pasaron de ser un grupo guerrillero a un aliado de las gavillas paramilitares de la derecha y un brazo armado del poderoso narcotráfico de su país.

Ayer en La Habana, que es en donde todo se originó, finalmente se puso fin a una de las guerras intestinas más largas que hay en nuestro continente. Así era pertinente cerrar el ciclo. Castro entrenó, armó y financió a la guerrilla colombiana medio siglo y ya no tiene dinero para seguir financiándola. La Habana era el mejor sitio para terminar.

Hace diez años, México entró en la misma espiral violenta que Colombia vivió. Felipe Calderón, siguiendo la secuela del desacierto de Vicente Fox, que rompió el pacto entre gobierno y delincuentes, desató la guerra del narco. Suponía que estaba replicando la pax panchovillista: mátalos, después viriguas. Se ha demostrado que era una paz ficticia.

Es evidente que Peña Nieto tiene preocupaciones políticas mayores que combatir al narcotráfico. Que se peleen entre ellos, que secuestren a sus juniors y, eventualmente, los maten. El Ejecutivo federal tiene cosas mucho más importantes que atender, como el atolladero de cómo someter a reconsideración su torpe Reforma Educativa sin perder la cara. Va a tener que ceder porque no le queda más alternativa que el uso de la fuerza bruta, obligando a la dócil mayoría relativa a ponerse a redactar de nuevo. Con ello, el Presidente podrá reanudar las clases que el maestro Nuño tiene detenidas y dejar la facha de que el Presidente limpia.

Asunto sobre el que hay dudas profundas.

PILÓN.- Cuando un propietario de 50 taxis en la Ciudad de México, designado por el Presidente de la República como productor ejecutivo del partido momentáneamente en el poder, se lanza a una cruzada en contra de la corrupción, comenzando con la depuración interna de su partido, algo anda mal en este país. Ya no somos serios. Don Enrique Peña Nieto va a culminar su Informe de Gobierno con una puesta en escena con jóvenes reclutados por todos los rumbos para que hagan “preguntas consensuadas” al Presidente a fin de que él les pueda explicar los avances de un país que los jóvenes, obviamente, no conocen.

En Nuevo León, tres conocidos políticos, Benjamín Clariond, Abel Guerra y Felipe Enríquez, de recia cepa priista, encabezan un movimiento puritano para expulsar del PRI  a Rodrigo Medina, debido a los supuestos actos de corrupción por los que lo traen acorralado desde el Palacio de Gobierno. Que a Medina, su padre, compadres y compinches los defienda quien tenga que hacerlo y cobre por ello; yo no lo voy a hacer. Pero la actitud de los modernos templarios se asemeja mucho a la del presidente del PRI, Ochoa Reza. ¿Ochoa Reza, Enríquez (el compadre incómodo de Peña Nieto y rico accionista inmobiliario de Cancún), Guerra, Clariond, en pro de la transparencia y la limpieza?

Es como el burro hablando de orejas.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web