La Carpeta:
1 de 10
 
En Monterrey el futbol también es una de las maneras de la ideología. A los empresarios de Monterrey les interesa el futbol como promoción de sus productos y como sometimiento ideológico de los regiomontanos.
Jose Jaime Ruiz
diciembre 8, 2017, 8:37 am

* Si los fanáticos festejan a los delanteros, el equipo debería festejar al portero.

* Sin defensa no hay Historia.

* Hacerse el pendejo, el gilipollas, el boludo, nunca ha sido una buena defensa.

* Observé en los ojos del golero la desesperación. Por eso lo maté.

*  La tristeza del gol.

* La pena mínima: la pena máxima.

* Fallar o follar.

* El gol es el orgasmo del fútbol. Como el orgasmo, el gol es cada vez menos frecuente en la vida moderna. // Eduardo Galeano

* El desperdicio del ocio; el ocio improductivo.

* ¿No tendríamos mejores ciudadanos y aficionados si los fanáticos y los zombies del Clásico le dedicaran treinta por ciento del tiempo que le dedican al futbol a los otros Clásicos, a, por ejemplo, la literatura?

* Se trata de jugar como siempre para perder como nunca.

* Estrategia sin medio campo no es estrategia.

* Tratar bien al balón: vapulearlo.

* El balón es exquisito: rómpelo.

* Cierto, no hay rival grande.

* Si lo que sucede en el campo se queda en el campo, lo que sucede en las gradas contamina las casas.

* El canto de un gol afónico.

* Entrar a la zona de calificación para descalificarse: la utilidad inútil.

* Busca todas las batallas. Que nadie muera.

* Manuel Vázquez Montalbán: “Los jugadores ya no son los sacerdotes fundamentales, como tampoco los feligreses son los dueños de la iglesia: la llenan, pero el poder condicionante del dinero pasa por las exclusivas de televisión y la publicidad”.

* En Monterrey el futbol también es una de las maneras de la ideología. A los empresarios de Monterrey les interesa el futbol como promoción de sus productos y como sometimiento ideológico de los regiomontanos.

* A la industria del espectáculo no se le permite renegar de su condición.

* La fortuna en el juego sólo existe si alguien está ahí para aprovecharla.

* De los jugadores: estética. De los directivos: ética.

* Sorprendido por su error, festejó el gol.

* En efecto, el fútbol es un juego cerebral.

* En un Clásico poco importa ganar o perder. Importa la belleza, el goce.

* Cada partido se convierte en un desafío, por eso es importante la rebeldía, el talento, la aventura.

* Seamos clásicos, como Borges: “Toda aventura es norma  venidera, toda actuación tiende a inevitarse en costumbre”.

* Esa “prohibida aventura de la libertad” que menciona Galeano. El goce de jugar, gambetear, ir al frente.