La Carpeta:
1 de 10
 
Tiene razón Andrés Manuel sobre la prensa conservadora que ejerce Reforma: “no es capaz de rectificar cuando difama”. Hace unos días le sucedió a Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, al publicar que abría la puerta para buscar la gubernatura de Nuevo León, cosa que nunca dijo, ahora le sucede a Paco Ignacio Taibo II.
Jose Jaime Ruiz
noviembre 14, 2018, 5:16 pm

Lo sintetizó hoy en su artículo “Más nos vale que ganen Urzúa y Romo”, de El Financiero, Enrique Quintana: “Si los criterios que prevalecen son los que de manera más sensata respaldan personajes como Carlos Urzúa o Alfonso Romo, quizás se pueda sortear exitosamente el despegue de la nueva administración en diciembre y el primer semestre de 2019.

“Si resulta que las decisiones del presidente López Obrador a partir del 1 de diciembre, tienen más influencia de los sectores que tienen como criterio el afianzar poder político más que preservar la estabilidad y el crecimiento, entonces estamos en aprietos.

“Tal vez un entorno externo menos frágil podría permitir que la economía aguantara algún tiempo sin sobresaltos. Pero, como están las cosas en el mundo, si se toman decisiones que erosionen la confianza en mayor grado, se podría descomponer la economía antes de lo que se piensa.

“En este tema no es un asunto de contienda interna en Morena o en el equipo de transición, sino que se trata de un tema del que va a depender el país entero”.

El neoliberalismo se inclina por Poncho Romo y Urzúa y Quintana reduce el futuro a imponer el poder político de Morena o en la economía “preservar la estabilidad y el crecimiento”. ¿Es correcta la disyunción? No, pero es lo que se quiere imponer como percepción: el orden o el caos. Veamos un ejemplo.

Vicente Fox arremete contra Andrés Manuel López Obrador: “Nos está llevándo por caminos desconocidos y ya saben a quien me refiero, a Andrés Manuel. Yo creo que todos los que queremos debemos hacer resistencia e impedir que nuestro país se lo apropien unos cuantos, una pandilla.

“O él endereza o todos tenemos la responsabilidad de asegurarnos que él se enderece por ese camino por el que nos quiere llevar. Ya pasó por Venezuela, ya por Cuba, ya pasó por Argentina, Nicaragua y no hay más que historias de fracaso”.

Vicente quiere liderar una oposición que todavía no se construye, por eso habla de “resistencia”. Se muerde la boca al decir que la resistencia consiste en impedir que a México se lo apropien unos cuantos. Fox ya tuvo su oportunidad y no sólo no se resistió sino que provocó y propició que al país se lo apropiaran unos cuantos y que lo saquearan. En su discurso clasista es entendible que denomine “pandilla” al equipo y a los cercanos de Andrés Manuel en su acepción coloquialmente despectiva. Es Fox, no pidamos más.

Alejandro Junco, el dueño de Reforma, intenta una campaña en contra de Paco Ignacio Taibo II. Alejandro es mucho más cercano a Fox que a López Obrador. Junco se inscribe en la preservación de la estabilidad y el crecimiento que recomienda Enrique Quintana. Primero, trató de revocar la decisión de que Paco Ignacio Taibo dirigiera el Fondo de Cultura Económica aludiendo que nació en España y no en México, ahora también quiere espantar con la palabra “expropiar”.

Tiene razón Andrés Manuel sobre la prensa conservadora que ejerce Reforma: “no es capaz de rectificar cuando difama”. Hace unos días le sucedió a Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, al publicar que abría la puerta para buscar la gubernatura de Nuevo León, cosa que nunca dijo, ahora le sucede a Paco Ignacio Taibo II.

“Llama Paco Taibo II a expropiar minas”, como bien señala Federico Arreola en uno de sus artículos, eso nunca sucedió. Paco Ignacio se refirió específicamente a la mina de plata de Taxco, no la expropiación de las minas del país. Para el neoliberalismo, del cual son militantes Vicente Fox, Alejandro Junco y Germán Larrea (Grupo México), las palabras “expropiación” y “huelga” están proscritas. No se trata de la “estabilidad y el crecimiento” o los “pandilleros”, se trata de un cambio de régimen, de combatir la desigualdad y eso sólo se hace haciendo política a favor de los vulnerables del país, de los desprotegidos que no son, obvio, ni Fox ni Junco ni Larrea.