La Carpeta:
1 de 10
 
La información televisada es algo mucho más importante que las ganancias ingresadas a las cuentas bancarias. Igualmente lo es la difusión de entretenimiento, educación y –eventualmente– cultura.
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 8, 2012, 7:25 am

Luego de una serie de maromas y encantamientos, la COFETEL, que es la endidad encargada de administrar las telecomunicaciones en este país, ha decidido finalmente que se abra la pública licitación de un titipuchal de frecuencias de televisión abierta para cubrir más del 90 por ciento del territorio nacional.

No lo dicen de manera abierta, pero esto se traduce en el surgimiento de la tercera cadena y eventualmente la cuarta, de televisión mexicana. Durante muchos años, los que nos opusimos a esta decisión argüíamos que los costos de implementar una cadena así superaban por mucho los potenciales dividendos que el pastel publicitario ofrecía. La realidad es diferente hoy; primero, la evolución tecnológica ha reducido esos costos y segundo el pastel publicitario se ha incrementado con la incursión de las trasnacionales.

No obstante, el argumento va más allá de lo económico. La apertura del espectro hertziano es una emergencia del desarrollo político de este país. Si sólo en la ciudad de México hay más de una veintena de periódicos diarios, ¿por qué tienen que ofrecernos solamente seis señales de televisión que obedecen a dos cuerpos editoriales?

En este mar proceloso hay muchos tiburones al acecho. Por alguna razón, la decisión de COFETEL señala que el criterio de la solvencia económica de los aspirantes a las frecuencias liberadas es secundario. Es obvio que el hombre más rico del mundo, que es mexicano, quiere tener televisión para competirle a su antiguo aliado, Televisa.

Ciertamente, si el criterio fuese estrictamente pecuniario, sería mezquino. La información televisada es algo mucho más importante que las ganancias ingresadas a las cuentas bancarias. Igualmente lo es la difusión de entretenimiento, educación y –eventualmente– cultura.

No nos olvidemos de ello.

felixcortescama@yahoo.com