La Carpeta:
1 de 10
 
Ni hablar, peores cosas veremos en el periodo de construcción de la cuarta transformación de México, que tantos enemigos tiene en la derecha y en la izquierda.
Federico Arreola
noviembre 4, 2018, 11:12 am

Entiendo la necesidad de la revista Proceso de exhibir independencia respecto del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Sobre todo, los editores de tal publicación deben pensar que les urge demostrar a sus lectores que serán extremadamente críticos al margen de si uno de los propietarios del medio de comunicación fundado por Julio Scherer García —su hijo Julio Scherer Ibarra— colabora en el gabinete de AMLO. Eso se entiende.

Lo que rebasa todos los límites es inventar una portada sensacionalista por excesivamente golpeadora. Nada hay en la edición impresa de Proceso esta semana que justifique el encabezado de su portada: “AMLO se aísla. El fantasma del fracaso”. Eso no es periodístico ni se justifica en función de lo que puede leerse en sus páginas interiores. Esa es una chingadera, una inmoralidad: mierda y solo mierda porque lastima a un político honesto y eficaz como ningún otro.

No es tampoco la prensa de la época de Madero: lo de Proceso es simple y sencillamente una infantil puntada de reporteros y editores que quieren sentirse bien chidos y huevudos. Prensa poco fifí con vocación gamberra. Ni hablar, peores cosas veremos en el periodo de construcción de la cuarta transformación de México, que tantos enemigos tiene en la derecha y en la izquierda. Ojalá Andrés Manuel no se desespere. Si no pierde la paciencia sacará su proyecto adelante. Confío en que conservará la calma.