La Carpeta:
1 de 10
 
Dijo AMLO a los banqueros en Acapulco que después de las elecciones tenía sólo dos caminos: Palacio Nacional o Palenque Chiapas eximiéndose pronunciar como acostumbra el nombre de su rancho –la Chingada– tal vez porque la selecta concurrencia podía juzgarlo como el pelagatos valet parking y no el candidato a la presidencia.
Chava Portillo
marzo 13, 2018, 7:32 am

Hay infinidad de tigres famosos como el de Santa Julia que lo agarraron con los calzones en la mano, el admirado Azcárraga que a veinte años de su muerte desde su mausoleo ve con tristeza cómo se desmorona el imperio que construyó, el de los Corn Flakes, la Serrano célebre por sus extravagancias cuando abofeteó al presidente Díaz Ordaz, los del Norte buenos para la cantada o el resucitado Woods que anda por ahí de nuevo en el ranking de los mejores golfistas, habría que sumar al tigre imaginario con el que Andrés Manuel López Obrador quiere asustar a Juan Ciudadano en caso que las autoridades electorales amén de los resultados no lo declaren ganador en la contienda.

Dijo AMLO a los banqueros en Acapulco que después de las elecciones tenía sólo dos caminos: Palacio Nacional o Palenque Chiapas eximiéndose  pronunciar como acostumbra el nombre de su rancho –la Chingada– tal vez porque la selecta concurrencia podía juzgarlo como el pelagatos valet parking y no el candidato a la presidencia.

El “petate del muerto” que intenta disfrazar con la piel de un tigre creado por su imaginación para advertir: ¿a ver quién lo amarra? es indudable que se daría al momento de no agradar los resultados que el lagarto desea e imagina y si tenían como plan B la posibilidad de que el sistema se “cayera” como anunciara Manuel Bartlett cuando Carlos Salinas de Gortari se apoderó de la Presidencia, es poco probable porque Manuel está en las caballerizas del Peje y la estulticia es mucha y la perversidad del Clavillazo Ochoa Reza no le da para tanto, no hay que olvidar que para ser muy malo, hay que ser muy bueno y el Presidente del PRI ni es pez ni es mar.

El candidato de MORENA está jugando con el marcador que siente que le favorece y trata de maquillar los tropiezos que inexplicablemente cometió con la inclusión a su equipo de trabajo nombres como Poncho Romo, la mancuerna Napoleón Gómez Urrutia y suplente, la convicta Elba Esther Gordillo, al sospechoso Alejandro Gertz Manero, ya no digamos al tristemente célebre matrimonio de las ligas Dolores Padierna y a su querido esposo René Bejarano.

Ha sacado sin duda el lagarto raja política al hartazgo que la fanaticada siente por la actuación de un PRI a la deriva y de su comandante Peña Nieto que desde el puente de mando da golpes de timón, mientras en la nave celeste un locuaz candidato sinvergüenza que se convirtió en millonario fugazmente mintiendo en la complicidad de compra venta en bienes raíces y sin presentar su obligada declaración patrimonial 3 de 3.

El viejo truco del tigre suelto muchos lo relacionan a la época de Porfirio Díaz, pero hace varios años tuve un excelente amigo QEPD que un día tuvo la ocurrencia de soltar un desdentado león del circo Atayde por rumbos de la Alameda.

Sirviendo de promoción al espectáculo y ganando la nota principal de los diarios impresos para tapar la nota que quería un gobernador no tuviera  importancia y trascendencia ante la somnolencia del felino que lo único que deseaba era que lo dejaran dormir.