La Carpeta:
1 de 10
 
A 38 días del arranque de la nueva Legislatura, la bancada de Morena en el Congreso Local sufrió una ruptura, en donde Claudia Tapia Castelo, tras ser destituida como coordinadora, denunció que su destitución fue un golpe de estado.
Staff
octubre 9, 2018, 8:08 am

A 38 días del arranque de la nueva Legislatura, la bancada de Morena en el Congreso Local sufrió una ruptura, en donde Claudia Tapia Castelo, tras ser destituida como coordinadora, denunció que su destitución fue un golpe de estado y acusó a los diputados Celia Alonso Rodríguez, Juan Carlos Leal Segovia y Julia Espinosa de los Monteros de corrupción.

La legisladora acusó a los ex priistas Rafael Zarazúa y Carlos Suárez como los orquestadores de esta situación porque quieren influir en las votaciones que hagan los integrantes de la fracción.

“Me duele muchísimo comunicarles que, efectivamente, hacia el interior de la bancada de Morena hay fracturas. Como se ha hecho público durante el fin de semana, dos operadores que se ostentan ser del CEN de Morena, ostentaron un golpe hacia el interior de la bancada, estos operadores son Rafael Zarazúa, del PRI, y Carlos Suárez, también ex priista.

“Esta intentona fue organizada sin ningún respaldo institucional y además de la manera más agresiva, poco ética y sin ningún respeto hacia el tema legislativo. Tal parece que ser consecuente con la agenda de Andrés Manuel a algunos les ha calado y les caló bastante”, señaló.

Tapia dijo que con tres de los diputados que votaron a favor de que ella dejara la coordinación de la bancada, tuvo diferencias y fricciones.

“Otra cosa que quiero dejar muy claro es que al principio de la legislatura se dieron rozones con tres diputados: el primero fue con la diputada Celia (Alonso Rodríguez) quien subió a tribuna y anunció que estaba renunciando a sus prestaciones, esto no fue así, está el oficio en donde lo que pidió fue que la cambiaran al Issste, situación que cuesta 40 mil pesos anuales más, es un gasto que ya está presupuestado y que uno no puede renunciar.

“Los rozones con la diputada Espinosa de los Monteros fue porque hay varios preceptos de Andrés Manuel que es no mentir, no robar y no traicionar, y obviamente el tema de la corrupción, y yo no me presté a contratar gente que tenga relaciones personales y mucho menos currículums apócrifos porque eso se llama corrupción y eran 100 mil pesos para cada uno de los diputados.

“El tercer problema fue con Juan Carlos Leal por presentar un recibo de donativo a favor de la asociación civil “Vida”, la cual es del priista, Víctor David Guerrero, que es para un instituto de formación política ¡priista! Ni medio centavo de Morena tiene que ir a una fundación de ideología priista”, exhibió.

Por su parte, el nuevo coordinador, acompañado de Berta Puga dirigente estatal del partido aseguró que la decisión fue tomada en conjunto, con apoyo del partido a nivel federal y nacional, negando que se debiera a un mal desempeño de Claudia Tapia.

“Es un proceso que tiene que ver con la composición de los 32 estados, al fin del día esta nueva forma de pensar, siempre va a estar evaluada, simplemente es una composición a un mes, aquí no hay imposiciones, soy un ex priista pero que al fin del día decido unirme a este movimiento”, puntualizó González.

// El Porvenir