La Carpeta:
1 de 10
 
Aunque logró escapar de sus captores, un joven fue alcanzado por los presuntos, que tras seguirlo unas cuadras le dieron alcance y lo ejecutaron a balazos, la madrugada de ayer en la Colonia 4 de Diciembre, al norte de la ciudad de Monterrey.
Staff
febrero 13, 2018, 9:14 am

Aunque logró escapar de sus captores, un joven fue alcanzado por los presuntos, que tras seguirlo unas cuadras le dieron alcance y lo ejecutaron a balazos, la madrugada de ayer en la Colonia 4 de Diciembre, al norte de la ciudad de Monterrey.

La ejecución  fue cometida aproximadamente a las 03:00 horas, en las calles de Benítez y Abasolo, en el sector antes referido, sitio al que arribaron paramédicos y elementos  de Fuerza Civil, así como de la Agencia Estatal de Investigaciones.

El fallecido, de entre 25 a 30 años de edad,  tenía las manos sujetadas con cinta color gris, y al parecer los pies también, ya que le encontraron restos de cinta, además presentaba huellas de tortura, sin que pudiera ser identificado, quedó como N.N. (no nombre).

Los hechos fueron en el cruce de las calles Benítez y rea en la que se encontraron algunos casquillos percutidos, al menos seis.

En la revisión que se hizo del cadáver, le encontraron dos impactos de bala, uno en el hombro izquierdo y otro en el costado del mismo lado, se estableció en el lugar de los hechos.

El ahora occiso no traía calzado, vestía un pantalón de mezclilla en color azul, y lo que hizo suponer a las autoridades que pudo escapar de sus captores.

En la zona en donde quedó el cadáver, se han registrado diferentes hechos de violencia, uno de ellos el domingo, a una cuadra de donde quedó el ejecutado de ayer, otro hombre fue privado de la vida.

Algunos vecinos del sector fueron los que alertaron a las autoridades de la persona baleada, arribando al lugar en primera instancia el personal de Fuerza Civil, más tarde se confirmó que la persona había fallecido.

El  personal del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León, fue el encargado de revisar el cadáver, para luego una vez que dio fe el Agente del Ministerio Público en turno, trasladar el cuerpo en la Unidad del Servicio Médico Forense al Anfiteatro del Hospital Universitario para la autopsia de ley.

La policía presume que el fallecido  era mantenido privado de la libertad  en un domicilio cercano al sitio donde lo ejecutaron, alcanzó a recorrer algunos metros  pero fue alcanzado por los presuntos que le dispararon en varias ocasiones.

Las autoridades esperan que en las próximas horas la persona  sea identificada ante la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.

// El Porvenir