La Carpeta:
1 de 10
 
Los responsables de la balacera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) son dos policías federales, vinculados presuntamente con una red de narcotráfico que opera en la terminal aérea, en la que participan servidores públicos de diversas dependencias del gobierno, adscritos a la misma terminal.
Staff
junio 25, 2012, 8:34 pm

Los responsables de la balacera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) son dos policías federales, vinculados presuntamente con una red de narcotráfico que opera en la terminal aérea, en la que participan servidores públicos de diversas dependencias del gobierno, adscritos a la misma terminal.

José Ramón Salinas, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, confirmó la participación de los dos elementos en el enfrentamiento que se registró la mañana de este lunes, al tratar de impedir su detención por parte de sus compañeros que desde hace algunos meses están tras la pista de este célula delictiva.

De acuerdo con el funcionario, los peritajes realizados a los videos de seguridad del aeropuerto permitieron identificar plenamente a los responsables de la agresión, por lo que unidades de cuerpos elite de la policía federal han sido asignados para capturarlos.

Indicó que a pesar de la lamentable pérdida de los efectivos, las investigaciones continuarán ya que se presume la vinculación de otros servidores públicos en esta red de corrupción, ligada al narcotráfico.

Identifican rostros...

A través de los videos de seguridad del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, las autoridades identificaron a los dos agresores que ultimaron a tres elementos de la Policía Federal este lunes.

Se rastrea en la base de datos de Plataforma México si se trata de policías.

José Ramón Salinas, vocero de la Policía Federal, en breve entrevista con EL UNIVERSAL, detalló que derivado de los primeros peritajes realizados a las imágenes que captaron las cámaras de circuito cerrado de la Terminal 2 de la terminal aérea se ha logrado ubicar el rostro de los dos agresores, que estaban vestidos de civil.

Ante los testimonios de quienes presenciaron la balacera, que apuntaban a que los agresores también eran policías, el vocero no descartó que se trate de servidores públicos que eran investigados por sus presunta relación con el tráfico de drogas en el aeropuerto, por lo que, detalló, se realiza el rastreo de los agresores en la base de datos de Plataforma México.

"Posiblemente se trate de policías pero las investigaciones continúan", indicó, aunque hasta el momento no se ha logrado establecer si eran policías federales o integrantes de alguna otra corporación de las que operan en la terminal capitalina.

Salinas indicó que no se dará a conocer el nombre de los elementos caídos, por cuestiones de seguridad, ya que se trata de tres efectivos asignados a una unidad de investigación e inteligencia de la Policía Federal.

En tanto que respecto a la identidad de los agresores, hasta que culmine el rastreo no se harán públicos los nombres.

PGR asegura casa de cambio en AICM tras balacera

La Procuraduría General de la República (PGR) con apoyo de la Policía Federal, aseguró cuatro locales de una casa de cambio instalada en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), horas después de la balacera que se registró esta mañana de lunes y en la que murieron tres agentes federales.

A pesar de que no se han interrumpido las operaciones, hay un fuerte despliegue de seguridad y el operativo continúa.

Alrededor de las 12:45 horas, agentes federales acompañaron a Ministerios Públicos para cerrar los locales de la casa de cambio “Prodira casa de cambio”, que tiene un logotipo con las letras FJ.

Los dos primeros locales asegurados de la misma casa cambiaria se encuentran en el segundo nivel de la terminal aérea junto a la puerta siete y frente al área de documentación; los otros dos locales están en la planta baja del aeropuerto.

Testimonio en AICM: "Sólo queríamos salvar la vida"

No sabía a bien lo que pasaba, pero el miedo la hizo lanzarse tras una gran maceta que se encuentra justo frente a un local de comida rápida. El estruendo de los disparos la sumergió en un pánico que no había vivido antes en ningún momento de su vida. "Escuché cinco balazos y en ese momento ya todo era miedo. La gente corría y gritaba. Yo apenas pude esconderme tras una maceta. El miedo a morir me hizo correr".

En entrevista telefónica con esta casa editorial, Isabel recupera los instantes que vivió en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México durante un ataque a policías federales.

Como todas las mañanas, Isabel, junto con otra compañera de trabajo, se aprestaba para tomar su desayuno. Eran, recuerda, alrededor de las 08:00 horas. Parecía un día normal y esperaba la hora para reiniciar su jornada laboral en el área de llegadas de la Terminal 2, la más moderna y segura de todos los aeropuertos del país.

"Pero no lo fue", dice con voz entrecortada. "No me imaginaba que esto pudiera suceder en este aeropuerto", lamenta. Aún se le escucha agitada y en sus palabras se descubre el miedo que le despertó el ataque a tiros a tres agentes federales, dos de ellos, que perdieron la vida en el lugar, ante la mirada de decenas de personas que se preparaban para tomar un vuelo o que regresaban a la Ciudad de México. El otro fallecía después en el hospital.

"Estábamos sentadas para desayunar una amiga y yo, cuando escuchamos los disparos", recuerda Isabel. "No vi a nadie, sólo al policía herido frente a un elevador", explica. El miedo las hizo ocultarse detrás de una gran maceta, "para evitar que alguna bala perdida pudiera tocarnos".

Desde ahí esperaron a que la balacera acabara para salir del lugar. Caminaron hacia un sitio más seguro, en medio de una movilización de agentes federales, que de inmediato coparon el lugar.

"Fue impresionante todo, no sabías con exactitud que estaba pasando, lo único que queríamos era ponernos a salvo", relata Isabel. Tras una breve pausa, apuntala su idea: "Sólo queríamos salvar la vida".

Ahora muestra el temor de regresar al trabajo y pide que se haga todo lo necesario para que un episodio de violencia como el vivido la mañana de este lunes, no se vuelva repetir. "Es extraño, pero creí que no pudiera pasar aquí, (pero) ya sucedió, no sé que va pasar". Luego de hablar de la experiencia vivida, prefiere regresar a casa y tomarse el día.

"Ahora todos estamos muy preocupados, pero con la idea de que esto no vuelva a suceder".

// El Universal