La Carpeta:
1 de 10
 
Los cuatro candidatos a la Presidencia de México no han respondido aún a las peticiones presentadas por Jacqueline Peschard, comisionada presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) para que se pronuncien en torno a un compromiso formal hacia la transparencia y rendición de cuentas.
Staff
junio 14, 2012, 9:36 am

Los cuatro candidatos a la Presidencia de México no han respondido aún a las peticiones presentadas por Jacqueline Peschard, comisionada presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) para que se pronuncien en torno a un compromiso formal hacia la transparencia y rendición de cuentas.

Peschard Mariscal dio a conocer que ninguno ha respondido hasta ahora, pero confió en que el próximo presidente de México comprenda la relevancia de que prevalezca la transparencia gubernamental y el derecho de los mexicanos a tener conocimiento de la toma de decisiones de su gobierno.

En ese contexto Mauricio Merino, académico del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), afirmó que ninguno de los candidatos consigue diferenciar la transparencia de la rendición de cuentas y que sus propuestas son de fantasía debido a que éstas sólo podrán lograrse en el caso hipotético de que viviéramos en una monarquía.

“Ninguno de los cuatro candidatos a la Presidencia consigue siquiera diferenciar transparencia de rendición de cuentas. Las meten en un mismo saco, como si fuera la misma cosa; cuando la rendición de cuentas supone temas de gestión, de contabilidad, de información, de control, evaluación, de fiscalización, que no parecen interesarles demasiado a ninguno de ellos, y eso sí es muy grave porque nos anuncia que, independientemente de quien sea el vencedor, la agenda de rendición de cuentas estará en el rezago”, advirtió Merino.

En entrevista, y luego del segundo debate en el que los candidatos presentaron algunas propuestas en materia anticorrupción, Merino precisó que ningún candidato ha hecho suya la agenda, cuando es uno de los principales reclamos de la sociedad. “Combatir a la corrupción es combatir corruptos y es producto de un sistema que hoy está vigente en el gobierno y que hospicia la existencia de corruptos.

“Ninguno de los candidatos podrá hacer lo que propone, porque el régimen político de México supone pesos y contrapesos y no poderes absolutos cada seis años. Así que todo lo que hemos escuchado es una fantasía, porque para poder hacer lo que proponen necesitarían ser monarcas y no presidentes de un régimen democrático”, explicó el investigador.

// El Universal