La Carpeta:
1 de 10
 
El Banco de México, a fin de reducir las presiones alcistas en el tipo de cambio peso-dólar, decidió reactivar la venta de la moneda estadounidense en el mercado secundario a través de las subastas diarias.
Staff
noviembre 30, 2011, 10:59 am

El Banco de México, a fin de reducir las presiones alcistas en el tipo de cambio peso-dólar, decidió reactivar la venta de la moneda estadounidense en el mercado secundario a través de las subastas diarias.

El tipo de cambio peso-dólar en operaciones interbancarias, luego de haberse anunciado esta medida, mostró menores presiones alcistas al bajar a un precio de 13.9550 pesos, es decir una apreciación de 0.59%, aunque en negociaciones fuera del horario de mercado, se observaron precios cercanos al 13.80 pesos.

En ese contexto, a partir de este miércoles, el instituto central realizará subastas de dólares por 400 millones de dólares diarios, bajo la condición de que el peso mexicano reporte una depreciación superior a 2%, respecto al tipo de cambio determinado el día hábil inmediato anterior, según información de la Comisión de cambios.

La medida antes mencionada había sido utilizada por la Comisión de Cambios, integrada por funcionarios del Banco de México y la SHCP, en la pasada crisis financiera mundial de 2008-2009, cuando el dólar alcanzó niveles superiores a los 15 pesos.

Sin embargo, el banco central a raíz de la recuperación del peso mexicano, decidió suspender esta medida de política monetaria en abril de 2010.

El tipo de cambio peso-dólar presentó una fuerte volatilidad en las últimas dos semanas, observándose cotizaciones superiores a 14 pesos e inclusive tocó niveles de 14.50 pesos, precio considerado como insostenible para la evolución positiva de la economía.

El subdirector de mercados financieros de Santander, Salvador Orozco, comentó que la decisión del banco central de reactivar nuevamente la medida de venta de dólares a través de subastas en el mercado secundario, es una intervención positiva porque vendría a reducir la volatilidad del peso mexicano.

El experto anticipó que de permanecer el tipo de cambio peso-dólar cerca de los 14 pesos, podría generar presiones inflacionarias por la compra en el exterior de las materias primas a un precio más caro, aunque cabe destacar que por el momento la inflación se encuentra estable y está por debajo del 3.50%.

Agregó que mantenerse la paridad cambiaria en niveles altos, se corre el riesgo de que el banco central no realice cambios en la política monetaria, es decir en el corto plazo no bajaría la tasa de interés de referencia que actualmente se ubica en 4.50%.

Mencionó que lo más probable es que el Banxico disminuya la tasa de interés doméstica en el primer trimestre de 2012, cuando hayan cedido definitivamente las presiones en el tipo de cambio peso-dólar.

// El Universal