La Carpeta:
1 de 10
 
Un grupo de 12 celadores del Cereso de Apodaca se encuentran bajo investigación, por haber permitido el ingreso de armas al interior del reclusorio que costó la vida de un interno y dejó dos más heridos. Durante un cateo realizado en el lugar, se logró recuperar las tres armas utilizadas durante la riña.
Staff
diciembre 2, 2017, 10:11 am

Un grupo de 12 celadores del Cereso de Apodaca se encuentran bajo investigación, por haber permitido el ingreso de armas al interior del reclusorio que costó la vida de un interno y dejó dos más heridos.

Durante un cateo realizado en el lugar, se logró recuperar las tres armas utilizadas durante la riña.

Las autoridades aseguraron el sistema de video, que está conectado con el C-5, el cual será clave, para deslindar responsabilidades de los uniformados.

La Procuraduría General de Justicia, inicio una carpeta de investigación, para interrogar a los celadores, quienes se encuentran retenidos en el mismo Cereso.

Hasta el momento las autoridades penitenciarias, no han informado sobre los nombres de los policías, que están bajo sospecha.

Fue el pasado 30 de noviembre cuando se registró una riña campal en el área conocida como Ambulatorio Delta del mencionado centro penitenciario.

En el lugar fue asesinado de varios disparos un interno identificado como Jonathan Israel Padrón Ramos, de 29 años de edad, quien había ingresado por el delito de robo con violencia.

Mientras que otros dos reos resultaron heridos, los cuales fueron identificados como Miguel Ángel Guerra Muñoz y Abraham Moreno Mireles. Ambos fueron auxiliados por el personal del centro penitenciario y posteriormente fueron trasladados al Hospital Universitario.

Personal de seguridad penitenciaria dijo que fue por medio de las cámaras de seguridad que se percataron que estaban registrándose una riña entre un grupo de internos.

Fue en horas de la madrugada cuando personal de Fuerza Civil realizó un operativo en el interior del reclusorio.

En el lugar se aseguraron una pistola calibre .380 y otra .25 que, se presume, fueron utilizadas durante la riña en la que el reo Jonathan Israel Padrón Ramos perdió la vida. Entre los indicios que recabaron los investigadores estaban casquillos calibre .25 y .380.

Ahora los custodios son investigados para establecer quién permitió el acceso de esas tres armas y si es que hay más pistolas al interior del Cereso de Apodaca.

// El Porvenir

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web