La Carpeta:
1 de 10
 
Todos están haciendo lo políticamente correcto, callar, callar porque perro no come perro. No te metas porque te enzoquetas. También son cómplices pasivos de la estulticia que reina en el gobierno de la ciudad.
Carlos Chavarria
noviembre 2, 2018, 4:36 pm

En tanto la negligencia de los funcionarios responsables y los residentes de las obras públicas o privadas no sea calificada de criminal nada cambiará y continuarán cobrando por  hacerse de la vista gorda y demás triquiñuelas para enriquecerse con la muerte de más ciudadanos.

El derrumbe de una plaza comercial en construcción en Cumbres Sol, se une a todos los casos que han ocurrido de igual manera, motivados por la codicia de un mal empresario y la incompetencia criminal de aquellos que no deberían tener cédula para diseñar y/o supervisar obras.

La corrupción tiene muchas caras pero ésta es una de las mas viles y malditas porque cobra vidas por las que pagarán indemnizaciones negociadas también a pesar de saber que con nada se retribuye una vida.

El silencio  de los funcionarios de todos los niveles los hace cómplices de tan lamentables hechos y no se ve por ningún lado la intención de cambiar el terrible estado de cosas en que se encuentra la gestión de nuestra ciudad.

¿Dónde están los ciudadanos nombrados para atacar la corrupción? ¿Dónde está el ministerio público de la fiscalía autónoma? ¿Dónde están los colegios y cámaras de profesionales de la ingeniería y la construcción? ¿No existe ninguna autoridad que se decida a exclamar “hasta aquí”?

Todos están haciendo lo políticamente correcto, callar, callar porque perro no come perro. No te metas porque te enzoquetas. También son cómplices pasivos de la estulticia que reina en el gobierno de la ciudad.

Catorce familias enlutadas, hijos, nietos, y viudas condenados a una orfandad no merecida como pago por un trabajo honesto, sueños destruidos por la abominación mas abyecta y perversa que lo pudre todo.