La Carpeta:
1 de 10
 
La “minoría rapaz” llegó al centro de la pista para su reconvertida danza. Los empresarios no tienen ideología, tienen intereses, no los mueven las ideas ni la responsabilidad social sino sus ganancias. Y al son que les toque AMLO han de bailar. Y todos contentos, contentísimos. “Ya nos queremos todos…”.
Jose Jaime Ruiz
julio 6, 2018, 8:22 am

El disidente Germán Larrea, presidente del Grupo México, cedió, ya se alineó. Sus diferencias con Andrés Manuel López Obrador cambiaron de la descalificación (“populista”) a la aceptación: “Coincidimos y oímos con beneplácito su discurso inaugural como próximo presidente electo, en donde nos convoca a todos los mexicanos a la reconciliación y a trabajar en unidad por el bien de México.

“Apreciamos también sus palabras en materia económica, en el respeto a la autonomía de nuestras instituciones, así como la disciplina financiera y fiscal, y el reconocimiento a los compromisos contraídos por el gobierno federal realizados dentro de la legalidad. Aplaudimos su compromiso para acudir al Congreso de la Unión y a los tribunales nacionales e internacionales para corregir las anomalías o ilegalidades que afecten el interés nacional”.

El beligerante Larrea dobló las manos ante el voto ciudadano.

¿Y el próximo jefe de Gabinete, Alfonso Romo, qué dice?

1.- “Se está creando un ambiente muy favorable, que yo sepa ahorita nos estamos concentrando en los nacionales. El lunes estaremos con los empresarios de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo”.

2.- “Ya nos queremos todos, estamos en una luna de miel que durará seis años”.

3.- “¿No han visto el tipo de cambio?”

Alberto Baillères, presidente de Grupo Bal (Palacio de Hierro) y el segundo hombre más rico de México les dijo a sus empleados en mayo: “Voten por el candidato que tenga la mayor probabilidad de vencer a López Obrador; es la mejor oportunidad que tenemos de preservar el sistema económico que nos permite emplearlos”.

Baillères acepta ahora el cambio: “Les reitero mi fe y amor por México, por lo que seguiremos trabajando con ahínco y sin tregua para que nuestro querido México alcance su destino de grandeza”.

Consigna El Financiero: “Empresarios del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) reconocieron el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, y le ofrecieron su apoyo para trabajar con él a través del video ‘Creo en México’.

‘“México votó por el cambio y eligió como próximo presidente de la República a Andrés Manuel López Obrador. Los empresarios reconocemos y respetamos su triunfo’, declara Alejandro Ramírez, CEO de Cinépolis y presidente del consejo, en el audiovisual.

El video fue publicado este jueves en la página de Facebook de Tatiana Clouthier, miembro del equipo de transición de López Obrador.

‘“A reconstruir la confianza y sacar juntos al país’, publicó.

En el audiovisual aparecen otros empresarios como Claudio X. González, de Kimberly-Clark; Eduardo Tricio, de Grupo Lala y Aeroméxico; José Antonio Fernández, del Fomento Económico Mexicano (FEMSA); Carlos Danel, del holding mexicano Gentera; Antonio del Valle, de Grupo Kaliz; María Asunción Aramburuzabala, de Tresalia Capital; Daniel Servitje, de Grupo Bimbo, y Blanca Treviño, de Softtek”.

Reporta Proceso: “Después de meses de una relación crispada, la cúpula empresarial del país le dio un voto de confianza al virtual candidato ganador de la contienda presidencial, Andrés Manuel López Obrador, en la primera reunión que tuvieron a puerta cerrada. El tabasqueño estuvo flanqueado por el líder del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón Castañón, y el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz.

“(…) El ánimo del sector empresarial cambió ante la figura de López Obrador. Claudio X González Laporte, de plano, dijo a los medios que ‘salimos muy entusiasmados, con energía, para hacer lo que tenemos que hacer… Todos tenemos que hacer nuestra parte para hacer de México un país más próspero e incluyente y que le saquemos todo el potencial’.”

La “minoría rapaz” llegó al centro de la pista para su reconvertida danza. Los empresarios no tienen ideología, tienen intereses, no los mueven las ideas ni la responsabilidad social sino sus ganancias. Y al son que les toque AMLO han de bailar. Y todos contentos, contentísimos. “Ya nos queremos todos…”.