La Carpeta:
1 de 10
 
¿O ya olvidamos al bufón anarquista de Taibo y su inefable referencia al desorientado de Poncho Romo, cuando rompió la linealidad discursiva antireformas de López y MORENA en razón de las reformas?.
Carlos Chavarria
abril 13, 2018, 6:29 am

Respeto y admiro a Tatiana Clouthier. Ella y sus hermanos honran de sobra el apellido de su padre.

Debió haber sido enorme la frustración de Tatiana y su hermano como para abdicar de los principios del PAN y terminar comparando al socialista de AMLO con su padre, el Maquío, a quien todos reconocemos como un gran patriota y luchador por la democracia en nuestro país.

Sobre AMLO no extraña que haya seducido a Tatiana para que se uniera a su “lucha por el poder” pues sabe bien de su capacidad y convocatoria, y no se equivocó.

Digo “lucha por el poder de López”, pues no es más que eso. Una vez que se estudia el Proyecto de Nación de MORENA (López) y se registran las incoherencias discursivas oportunistas de AMLO en lo que va de campaña, está claro que lo que menos le importa es México o los mexicanos, habida cuenta de que lo pretendido por él significaría la ruina económica del país, pero más, de los hogares mexicanos pobres.

Aquí empieza el problema para la Tatiana que yo conozco. ¿Cómo fue que se decidió a ayudar a un candidato que en sus propuestas contiene los mayores insultos para la conciencia de tan comprometida mujer? ¿O ella piensa que se puede regalar el dinero que no se tiene?

Tatiana, como muchos buenos mexicanos, intenta aliviar su frustración comprando el discurso de López, que no es sino eso, un discurso multiplicador del encono y el enojo de un gran segmento del electorado. Enojo cuyo origen se pierde en los intríngulis de la psicología social y la manipulación de masas.

Tatiana ha adoptado, en su propio discurso defensivo, todas las falacias que López ha dictado como elemento central de su propuesta que parece antisistema, pero que en el fondo no es sino el contraste de sus limitaciones intelectuales para innovar, así que el camino más sencillo es tomar lo hecho en la historia de este país y enmarcarlo en lo que él considera pobres resultados. Formula fácil, pero falacia al fin.

Todo discurso maniqueo, el de todo o nada, el de blanco o negro, el lleno o vacío, el preferido por AMLO, debe estar plagado de falacias para que surta efectos inductivos, pero las falacias regadas son su mayor debilidad. En consecuencia, todos los voceros, defensores y/o promotores de los candidatos tienen que asumir esas falacias por simple linealidad de pensamiento.

¿O ya olvidamos al bufón anarquista de Taibo y su inefable referencia al desorientado de  Poncho Romo, cuando rompió la linealidad discursiva antireformas de López y MORENA en razón de las reformas?.

Así que cuando se escucha a Tatiana y otros voceros hacer la defensa de las tesis dialécticas de López, caen en los linderos del “pleito de vecindad contestatario”, que no es sino usar las críticas o propuestas de los demás y ponerlas en sentido peyorativo en sus intenciones.

Por ejemplo. No sé si existan algunos contextos donde se justifique “mandar al diablo las instituciones”, cosa que disfruta con singular frecuencia AMLO, pero en la antilógica de barriada de Tatiana, vocera de su candidato,  tiene una respuesta también muy socorrida : “..acaso alguna vez han respetado el PRI y el PAN a las instituciones?”.

Recurrir a falacias discursivas para tratar de inducir el ánimo de los oyentes hacia un lugar del pensamiento tomado como meta común, entraña el riesgo de moverse en círculos verborréicos y al final  tropezar con sus vacíos de contenido real o ser atropellado por la deshonestidad.

Pasará muy poco tiempo antes de que Tatiana se tenga que enfrentar al campeón de las falacias y el discurso cantinero, el Bronco, y ahí se acabó la fiesta.

Espero que regrese la Tatiana que yo conocí, pero en ese momento se acabará su papel porque a López no le gustará la escena.