La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
agosto 27, 2016, 5:14 am

vive-church

El norte del estado de California (Estados Unidos) alberga la cuna de las startups. Al sur del Área de la Bahía de San Francisco se yergue Silicon Valley, hogar de los gigantes tecnológicos, con habitantes tan ilustres como Google o Facebook. El paraíso para ingenieros y empresarios. Y entre tanto código y número, un espacio para la fe: la Iglesia de los hipsters.

Hace 4 años, la familia Smallcombe, formado por Adam y Keira (ambos pastores de la Iglesia protestante) y sus tres hijas, llegaron desde Australia al epicentro tecnológico para crear una comunidad religiosa. Una diferente a la tradicional. La llamaron Vive Church.

Su página web poco tiene que ver con la de una Iglesia tradicional. En su portada se puede leer: So that people would be awakened to a new reality in Jesus ("Para que la gente despierte a una nueva realidad en Jesús", en español). Una página interactiva y muy visual y la hiperactividad en redes sociales definen a la comunidad creada por la familia Smallcombe.

(...)

A menudo, la religión se ve como algo irrelevante para los jóvenes, una costumbre de otra época, algo desconectado de la edad moderna. Algunos podrían decir que ser religioso es creer en un conjunto de reglas poco realistas o en un Dios impersonal. "Estamos de acuerdo con eso", señala Vance Roush, pastor de Vive Church, a FCINCO.

Y por eso, cuando les preguntan si son religiosos responden: "No lo somos". Suena poco común, viniendo de una Iglesia. "En Vive Church no somos religiosos. De hecho, Jesús tampoco lo es. Él trata y siempre ha ha tratado sobre las relaciones", explica Roush, y subraya: "Jesús es nosotros experimentando su amor a través de relaciones personales y genuinas. Una relación emocionante, atrevida y llena de vida". (El Mundo)

// Medios