La Carpeta:
1 de 10
 
Desde la óptica electoral está haciendo lo correcto e indicado, lo único malo es que no puede ni podrá cumplirles a todos y ahí surgira lá irracionalidad que subvertiría su régimen desde el principio. Al tiempo vamos.
Carlos Chavarria
junio 23, 2018, 10:59 am

Ni aunque se dieran de golpes Anaya y Peña Nieto sería creíble que existe una ruptura entre el PAN y el PRI. Menos efectivo sería cualquier intento de Meade para distanciarse de Peña.

Es una verdadera lástima que ni siquiera puedan recurrir a las “sanas distancias” que impuso Zedillo para sacudirse a Carlos Salinas.

El discurso de Anaya y Meade es vacío, sin susstrato ideológico y nada más tratan de hacer de espejo bizarro de López Obrador. El que lleva la agenda de la campaña es AMLO.

No alcanzan a darse cuenta que son actores a ragañadientes y quizás hasta involuntarios de una manipulación mediática de proporciones nunca vistas y que empezó desde hace 12 años, desde el principio del gobierno de Calderón.

Los medios de comunicación son los  que pagan las encuestas “cuchareadas”, como les dice AMLO, bueno, menos las que le favorecen.

Durante el proceso electoral, los medios pautan a través de sus encuestas y cualquier evento sobresaliente implica realizar otra encuesta.

La racionalidad eleccionaria es correcta si se observa el proceso electoral como lograr tiros de precisión en batallas o escarceos sucesivos por ganar la preferencia electoral de segmentos o minorías electorales específicas.

Todos los candidatos, con excepción de AMLO, traen una oferta electoral genérica, que vale aquí o en China, integrada en su mayor parte por elementos anquilosados que no tienen forma, como tampoco queda claro a que público se dirigen.

AMLO ha sido muy efectivo en la captura de preferencias selectivas aunque en su proceso esté sentando las bases de la subversión que se le vendría de llegar a la presidencia.

A  los jovenes “ninis” ya les ofreció becas y dinero, a los adultos mayores también, a los mineros “no alineados” al régimen también, a los maestros, petroleros, electricistas y su respectivos dirigentes, devolverles sus canonjías, a los empresarios que no fueron ·“favoritos” en esta administración se los echó a la bolsa evidenciando a la “mafia de empresarios” que sí resultaron favoritos, a los estudiantes fósiles, como fue él, les quitará los molestos obstáculos de los exámenes de admisión y otros más, a los campesinos les vendió sus precios de garantía,  a los ministros de cultos diversos los tiene trabajando con él desde hace tiempo, a todos los expelidos por las altas burocracias de los partidos políticos los tiene a su servicio, hasta el segmento de la sociedad que es narco ya se los ganó ofreciendo perdón y amnistía, así pueblo por pueblo, ranchería por ranchería, a todos les ofrece lo que esos públicos más quieren, y va sumando millones de preferencias.

Ya convenció a todos los electores que no habrá persecuciones ni cacerías de brujas contra nadie y miente desde el origen. Si acaso cumpliese sus ofertas contra la corrupción claro que habrá persecución y chivos expiatorios y todo lo que pueda imaginarse.

Desde la óptica electoral está haciendo lo correcto e indicado, lo único malo es que no puede ni podrá cumplirles a todos y ahí surgira lá irracionalidad que subvertiría su régimen desde el principio. Al tiempo vamos.