La Carpeta:
1 de 10
 
Cuando uno la caga, se limpia. “Sorry, la cagué”. Y ya. Alguna vez Carlos Salinas de Gortari conminó a Vicente Leñero: “Proceso debe trascender a Julio Scherer”. No sucedió. No seas tú, Rafael, quien “trascienda” al Proceso que admiramos al Proceso vil.
Jose Jaime Ruiz
noviembre 6, 2018, 5:13 pm

Rafael Rodríguez, director de la revista Proceso, respondió a Beatriz Gutiérrez Müller: “O sea, doña Beatriz, a @lopezobrador_ ni con el pétalo de una rosa. @revistaproceso es fiel a su historia y a la herencia de Julio Scherer García, a quien bien conoció usted: libres ante el poder y ante quienes aspiran a ejercerlo. Ni de izquierda ni de derecha. Sólo libres”.

Rafael se confunde y quiere confundir. Beatriz escribió: “Bienvenida la pluralidad y el debate”. El tema, como lo apuntamos Federico Arreola y yo, es otro, es la portada, es la falta de correspondencia entre las entrevistas y el titular de la tapa. Qué bueno que Proceso siga libre ante el poder, de izquierda o de derecha.

Y, sin embargo, en su pretendido debate con Beatriz, Rafael quiere distraer lo esencial: Proceso se equivocó. Uno de los mejores estudiosos de los medios de comunicación, Jenaro Villamil, centró la discusión: “Alguien que gana con 30 millones de votos no está aislado y no puedes fracasar si aún no inicias. La entrevista no sustenta la portada. Es mi punto de vista”.

Beatriz no le coarta la libertad a Proceso y entiende, Rafael, Andrés Manuel López Obrador no es Luis Echeverría. No seas delicado, Rafael, muchos le hemos dado espina del rosal a López Obrador, no pétalos. Acepta, también, el toma y daca.

Escribe Beatriz: “¡Viva la libertad de expresión que, no lo olvide, aplica de ida y vuelta!”.

Reducir la portada de Proceso a una discusión tuitera no nos conviene a los mexicanos. La revista se equivocó periodísticamente y no lo quieren reconocer. Dejen a Julio Scherer García en paz. Ese no es asunto. El tema es deontológico, ético. Proceso le ha fallado a la ética periodística y a sus lectores. Obvio, Rafael no es Julio ni Vicente Leñero.

Escribe Rafael Rodríguez, el director de la mejor revista, histórica y periodísticamente de México, quien no sabe redactar: Pues qué entendió usted por el ¿“fantasma “? ¿No existe la posibilidad de que fracase? ¿O es infalible? Es hombre de poder y cómo tal puede equivocarse. Por cierto, don Julio no “autorizaba” portadas. Ya retirado en 1996 nos dejaba en la misma libertad que ejercíamos con él.

Este galimatías no lo explica ninguna hermenéutica… ni Obama.

Obvio que existe la posibilidad de que fracase, Rafael, como también existe la posibilidad de que tenga éxito. Las posibilidades no entran en el periodismo. ¿Es infalible? Mejor, ¿tú eres infalible? ¿Acaso no eres tú hombre de poder y como tal te equivocaste con tu portada que desmerece la gran historia de Proceso?

Cuando uno la caga, se limpia. “Sorry, la cagué”. Y ya. Alguna vez Carlos Salinas de Gortari conminó a Vicente Leñero: “Proceso debe trascender a Julio Scherer”. No sucedió. No seas tú, Rafael, quien “trascienda” al Proceso que admiramos al Proceso vil.