La Carpeta:
1 de 10
 
(.)
Staff
junio 1, 2012, 3:34 pm

El 11 de mayo de 2012 quedó  marcado como el día en que ocurrió el punto de quiebre en la actual contienda por la Presidencia de México. Ese día, la visita del candidato priista Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana, marcó un antes y un después  en las campañas presidenciales, porque a partir de lo ocurrido en esa fecha –conocido como el “viernes negro” de Peña– las agendas y las percepciones de la disputa presidencial se modificaron sustantivamente.

Hasta antes de aquel viernes, la percepción más socorrida era que Peña Nieto, favorito en las encuestas, ganaría la elección y que no había manera de que ninguno de sus contrincantes le diera alcance. Después de aquella tarde, registrada en videos que circularon profusamente en redes sociales e internet, cambió esa percepción:  hoy cada vez más sectores ven a Peña ya no como invencible y al menos otro candidato, Andrés Manuel López Obrador, es visto en una ruta de ascenso que puede llevarlo a darle alcance.

(...)

Salvador García  Soto en 24Horas.