La Carpeta:
1 de 10
 
Me corrijo, la campaña de Ricardo se encuentra en un impasse, no tiene salida ni tiene madera y clavos para el martirologio. La estática recorre la campaña de José Antonio: nada de nada. Andrés Manuel se consolida como única opción de cambio. ¿Cuál es la gran debilidad de Andrés Manuel? La estructura, el fantasma del voto por voto, casilla por casilla.
Jose Jaime Ruiz
marzo 5, 2018, 6:32 am

Al judicializar la candidatura de Ricardo Anaya Cortés, el gobierno de Enrique Peña Nieto, por extensión, blindó a Andrés Manuel López Obrador. El factor “Eva Cadena” ya no incide, no entra en la ecuación de golpeteo. Cualquier videoescándalo en contra del Peje será una persecución. Hay diferencias: lo de Ricardo es un ajuste de cuentas, son de los mismos. En contrario, la percepción es que Andrés Manuel es ruptura, ergo, votar por López Obrador es votar contra Enrique Peña Nieto, el PRI y su exsocio, Anaya Cortés.

Hay en los ciudadanos una percepción de inminencia, es muy temprano, pero existe. El encono cívico en contra del PRI y del PAN existe, dieciocho años de pésimos gobiernos son demasiados. Si estas administraciones no le pusieron freno a la corrupción, los mexicanos sí están decididos a hacerlo mediante su única defensa representada en el voto.

La campaña de Estado en contra de la campaña de Ricardo falló. No existe una migración de votos hacia José Antonio Meade. Sin números que respalden mi afirmación reflexiono que Anaya no se ha desplomado, que José Antonio no ha dado un salto espectacular y, sobre todo, que Andrés Manuel se ha consolidado.

Por hartazgo, tal vez en julio habrá una elección similar a la de Nuevo León en 2015. Castigar al PRI y al PAN, votar alternancia, votar candidato. Andrés Manuel cumple con esos requisitos, pero le falta fiesta, alegría. López Obrador no entusiasma, sigue siendo opción porque no existe otra. En términos de Silvio Rodríguez, no ha pasado de ser “El necio” a convertirse en esperanza, “Como esperando abril”, inminencia real.

El sexenio de Enrique Peña Nieto no se puede reinventar: la corrupción, la inseguridad, la impunidad son sus fisuras. Meade no crecerá a partir de Anaya, como Anaya no crecerá a partir de López Obrador. Hay diferencias.

Leo en Proceso: Agustín “Basave relata que tras presentarse la demanda buscó al coordinador de la bancada del PAN, Marko Cortés, para preguntarle cuál era la estrategia para protestar y para enfrentar la reacción del PRI. Cortés le respondió: ‘No hemos pensado en eso’, dice Basave”.

¿En qué piensan entonces? Me corrijo, la campaña de Ricardo se encuentra en un impasse, no tiene salida ni tiene madera y clavos para el martirologio. La estática recorre la campaña de José Antonio: nada de nada. Andrés Manuel se consolida como única opción de cambio. ¿Cuál es la gran debilidad de Andrés Manuel? La estructura, el fantasma del voto por voto, casilla por casilla.

No los adversarios, sus errores, esa es su otra debilidad.