La Carpeta:
1 de 10
 
Pero se confirmó una disposición que requería que los agentes de policía del estado hicieran un intento razonable para determinar el estatus migratorio de una persona detenida de forma legítima, si el oficial tiene una sospecha razonable de que la persona está en EU de manera ilegal.
Staff
junio 28, 2012, 10:53 am

John Bailey

Director del Proyecto México en la U de Georgetown
EL UNIVERSAL

El 25 de junio, en un voto de 5 contra 3, la Suprema Corte estadounidense rechazó tres disposiciones de la ley de Arizona de 2010 que endurecieron esa regulación estatal en inmigración indocumentada.

Pero se confirmó una disposición que requería que los agentes de policía del estado hicieran un intento razonable para determinar el estatus migratorio de una persona detenida de forma legítima, si el oficial tiene una sospecha razonable de que la persona está en EU de manera ilegal.

El gobierno federal estadounidense tiene jurisdicción legal sobre la política de inmigración. Pero el gobierno federal ha sido incapaz de aprobar una reforma migratoria integral desde 1985. Los dos principales partidos no pueden armar coaliciones mayoritarias sobre este tema en el Congreso. Por tanto, los presidentes no están dispuestos a invertir capital político escaso en esa materia.

Mientras, estados y localidades tienen que lidiar con problemas los prácticos diarios como ¿quién paga el caro tratamiento en salas de emergencia para los residentes indocumentados que no tienen seguro de salud? ¿Se les concederá licencia de conducir? ¿Quién debe pagar para educar a sus hijos? Hay docenas de temas prácticos y debates complejos sobre si los impuestos pagados por indocumentados cubren los gastos en que incurren.

Algunos estados, como Arizona, y algunos condados, como el de Cochise, están en esa trinchera. La inmigración ilegal es un tema difícil. Con un gobernador republicano y mayoría en la legislatura del estado, no es de extrañar que la ley restrictiva fuera aprobada en 2010.

Otros estados también están considerando una legislación para limitar la inmigración ilegal. Mi lectura de la decisión del tribunal es que al derribar la mayor parte de la ley de Arizona, el mensaje es limitar la libertad de los estados para legislar en materia de inmigración.

¿Cuál es el efecto práctico de la determinación del estatus migratorio de una persona detenida en alguna base de legitimidad? Los agentes de policía ya tienen ese poder en muchas jurisdicciones. Mi sensación es que el efecto depende del profesionalismo de los agentes. He conocido a Larry Dever, el sheriff del Condado de Cochise por 15 años y estoy seguro de que su departamento va a poner en práctica la ley de una manera profesional. Tengo menos confianza en otros alguaciles. El caso de Phoenix y el condado de Maricopa viene a la mente. Pero también estoy seguro de que decenas de demandas judiciales serán presentadas para impugnar la aplicación arbitraria.

¿Qué sucede si un oficial de policía cree que una persona detenida se encuentra en el país de manera ilegal? Se notifica a la agencia federal correspondiente. Sin embargo, a menos que la persona esté detenida por un delito grave o tiene antecedentes penales graves, la agencia federal probablemente hará poco. Esto se debe a la prioridad federal para deportar a las personas con graves antecedentes penales.

En el aspecto político la cuestión crucial es de derechos civiles y de dignidad personal. El perfil racial y étnico existe. Una persona con el pelo rubio y ojos azules que habla sin acento es menos probable que se le pida documentación. Y por lo tanto es ofensivo cuando a los demás se les pide mostrar dichos documentos.

También está el efecto en las relaciones EU-México. Un sondeo del Pew Research Center encontró un cambio dramático en la opinión pública mexicana hacia EU. Antes de que la ley Arizona fuera aprobada el 27% de los mexicanos tenían una opinión desfavorable de EU. Después de que la ley se aprobó el punto de vista desfavorable se elevó a 48%.

En esta material, pesimismo es probablemente realismo. No veo posibilidad de una reforma migratoria integral pronto.

// El Universal