La Carpeta:
1 de 10
 
Que el actual puerto aéreo está obsoleto, en ruinas y es inminente apoyarlo con otra terminal, no hay duda, pero no caigamos en la barbaridad que cometen las fuerzas armadas al destruir las armas que recogen y cambian por un kilo de frijoles, cuando policías de toda la nación se defienden con huleras como si anduvieran matando pajaritos.
Chava Portillo
abril 5, 2018, 9:19 am

Las promesas de una campaña política son tan risibles e inverosímiles como suelen ser todas las esperanzas que hacen los novios con tal de llegar a tierra prometida cuando solicitan una prueba de amor, al cabo nos casamos, nada más la puntita, me hago afuera y todo el diccionario de la real academia española.

No creo haber encontrado ser viviente que haya cumplido una mínima parte de lo prometido.

El señor López antes etiquetado como el pejelagarto –habrá que irnos acostumbrando referirnos de esa manera– si es que se convierte para pesar de muchos en Presidente de este país, en sus tropiezos y estupideces prometió que a los discapacitados y a los jubilados nos iba a brindar un apoyo económico de mil doscientos baros por semana y aunque la promesa es generosa la cuestión es: ¿dónde está el cuero para sacar esas correas? Amén que a los arrastrados “ninis” que no quieren estudiar o trabajar les ayudará para seguir meciéndose en la hamaca, promoviendo así la irresponsabilidad y la güevonada provocando con ello el consumo de bebidas etílicas y de sustancias tóxicas inhaladas, aspiradas o inyectadas.

Otra de las tonterías que promete el señor López, es la cancelación de la faraónica obra del aeropuerto por ser un “costal sin llenadera” donde se tiran por el resumidero de la corrupción miles de millones de pesos de todos los mexicanos.

Puede que en el fondo tenga razón porque el dispendio ha sido monumental pero ¿no sería más inteligente y sensato meter a chirona al bandido Gerardo Ruiz Esparza ahora secretario de Comunicaciones ¿y al cambiar el Gobierno muy seguramente diputado federal por esa mamarrachada de las plurinominales?

Cancelar una obra de esa envergadura es como si usted nada en un mar embravecido de 100 kilómetros y faltando veinte metros decidiera regresarse al punto de partida.

A lo hecho, pecho y si querían soluciones bien podríamos empezar de recordar a los señores chilangos lo que escribimos cada vez que sucede un temblor desde el 85, empiecen por sacar del DF todas las Secretarías a ciudades que tengan la posibilidad de recibir a millones de personas, matando tres pájaros con la misma piedra: baja la contaminación, impulsa el desarrollo a la entidad donde siente sus reales la dependencia y, por último, nos sale más barato a todos los mortales evitando otro aeropuerto.

Que el actual puerto aéreo está obsoleto, en ruinas y es inminente apoyarlo con otra terminal, no hay duda, pero no caigamos en la barbaridad que cometen las fuerzas armadas al destruir las armas que recogen y cambian por un kilo de frijoles, cuando policías de toda la nación se defienden con huleras como si anduvieran matando pajaritos.

Al bandido Ruiz Esparza y toda la pléyade de sinvergüenzas que concursaron y fueron responsables de la construcción deberían meterlos a la cárcel, pero para eso debería empezar el nuevo presidente por desaparecer el aberrante concepto del fuero constitucional que va a proteger al pillo secretario cuando sea diputado y verán que a partir de ahí las cosas se componen.

 MENUDENCIAS: Aldo Fasci debería meter a la cárcel… al que le sugirió grabar el promocional donde advierte que perseguirá al asesino de la anciana del Contry, debe ser de la oposición.