La Carpeta:
1 de 10
 
Andrés Manuel tendrá que resistir y apoyar más que nunca a su secretario de Comunicaciones y Transportes que, simplemente, está haciendo su trabajo.
Federico Arreola
octubre 16, 2018, 7:57 am

El pasado mes de septiembre dos columnistas de El Financiero, Juan Ignacio Zavala y Pablo Hiriart, se lanzaron con saña a descalificar al futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Un mes después, Zavala e Hiriart han vuelto a la carga contra el colaborador del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Ahora lo han hecho con refuerzos: se han sumado a la campaña de linchamiento con la que se pretende destruir al ingeniero Jiménez Espriú otros dos columnistas del diario propiedad de Manuel Arroyo, los señores Macario Schettino y Raymundo Riva Palacio.

Hace pocos días, el 10 de octubre, Zavala calificó a Jiménez Espriú de “insolente, majadero y misógino”.

En la misma fecha, Schettino dijo del futuro titular de la SCT: “o es tonto, o es corrupto, y en cualquiera de esos casos no debería formar parte del nuevo gobierno”.

Hoy 16 de octubre, Riva Palacio dice de Jiménez Espriú que “ha dado muestras suficientes para que se dude de su capacidad de comprensión y conocimiento”, que “el ingeniero, en el mejor de los casos, es un incompetente”.

Hiriart, también este martes, insiste en lo que dijo el 9 de septiembre: “que Javier Jiménez Espriú no debe ser secretario de Comunicaciones y Transportes”, en primer lugar, apunta el columnista, “por su abierta colusión con el contratista José María Riobóo para dinamitar el proyecto de nuevo aeropuerto en Texcoco”, y en segundo término por “su prepotencia y sus mentiras”.

Ni duda cabe de que hay grupos de poder que quieren a Jiménez Espriú fuera del gobierno de López Obrador. Estorba el ingeniero sobre todo a quienes insisten en que se siga construyendo el nuevo aeropuerto en Texcoco. De ese tamaño es el negocio, de ese tamaño debe ser la corrupción alrededor del proyecto en peligro de naufragar si la gente le dice NO en la consulta que pronto se realizará.

Andrés Manuel tendrá que resistir y apoyar más que nunca a su secretario de Comunicaciones y Transportes que, simplemente, está haciendo su trabajo.