La Carpeta:
1 de 10
 
El señor Zhenli era el dueño de una empresa legalmente registrada que se llamó United Pharm Chemical México además de tener otras inversiones
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 8, 2018, 12:09 pm

El anuncio espectacular de la captura de unos diez mafiosos del llamado Cártel Jalisco Nueva Generación y el decomiso de millones de dólares en efectivo, a los que tenemos memoria nos reenvía a la captura de Zhenli Ye Gon por el rumbo de las Lomas de Chapultepec hace once años tal vez con un fabuloso bloque de billetes de curso corriente en su caso, que en su momento nos impactó con su imagen en la televisión.

El señor Zhenli, ciudadano mexicano desde 2002, era el dueño de una empresa legalmente registrada que se llamó United Pharm Chemical México además de tener otras inversiones. Se dedicaba fundamentalmente a importar, por el puerto de Manzanillo, se dice, toneladas de efedrina o seudoeferina en enormes tambos.

Para los que no están familiarizados con ello, debo decirles que esos químicos son la base de los antihistamínicos que algunos tenemos que usar cuando sufrimos los síntomas de alguna alergia.

Algunos fueron prohibidos. Pero también son percursores de las drogas químicas que ahora usan nuestros hijos, como el cristal. Más que nuestros hijos, espero, los jóvenes de Estados Unidos. En México, se entiende, son las drogas sintéticas.

¿Se acuerdan ustedes del coopelas o cuello que el chinito confesó que le dijo un secretario de Estado?

¿Alguien sabe dónde está ahora el narcotraficante? Hasta donde sé, Zhenli Ye Gon sigue en custodia en una cárcel de Virginia, en Estados Unidos, esperando respuesta al pedido del gobierno mexicano para su extradición a nuestro país.

Su abogado, el licenciado Smith, arguye en contra de esa solicitud que si el chinito viene a México va a ser indudablemente víctima de tortura y muerte.

Yo no lo dudo.

Lo más importante de este asunto es que los que están atrás del llamado Cártel Jalisco Nueva Generación no son jaliscienses, sino orientales. Aquí reaparece la imagen de Zhenli.

Es necesario tomar en cuenta que para los mexicanos la guerra de los cárteles se quedó en una lucha entre los de Sinaloa y los del Golfo, porque malentendieron que la geografía del narcotráfico había sido negociada por Vicente Fox: tú pa´llá y yo pa´cá.

Aunque los políticos de nuestro país y el señor Donald Trump no lo entiendan, este mundo se ha globalizado. Incluyendo su delincuencia.

Si cuando metieron al bote a Zhenli no se dieron cuenta de que no era un chino ambicioso, sino una extremidad de un organismo criminal internacional cuya Medusa sigue viva aunque el oriental siga en la cárcel del Este de Estados Unidos, es que todos somos muy pendejos.

A Medusa le puedes cortar una sierpe; otras surgen.