La Carpeta:
1 de 10
 
Alrededor de 100 mil aficionados, cifras oficiales de Protección Civil del Estado, se volcaron este lunes a la Macroplaza para festejar junto a su equipo el sexto campeonato de Tigres, convirtiendo el primer cuadro de la ciudad en un caos.
Staff
diciembre 12, 2017, 7:00 am

Alrededor de 100 mil aficionados, cifras oficiales de Protección Civil del Estado, se volcaron este lunes a la Macroplaza para festejar junto a su equipo el sexto campeonato de Tigres, convirtiendo el primer cuadro de la ciudad en un caos.

Minutos antes de las 10: 00 horas, comenzó el arribo de chicos y grandes en espera de reunirse con los jugadores que este domingo les dieron la satisfacción de coronarse campeones del Torneo de Apertura 2017.

Las calles aledañas a la Explanada de los Héroes fueron cerradas a la circulación, provocando que el tráfico circulara a vuelta de rueda en Washington, Escobedo, 5 de Mayo, Galeana, y Carranza.

Largas filas de automovilistas se hicieron presentes también en Padre Mier, Matamoros y Juan Ignacio Ramón.

Fue hasta después de las 13:00 horas que el contingente con los jugadores y la Copa de la Liga MX arribaron a Palacio de Cantera, donde fueron recibidos por el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, su esposa Adalina Dávalos e hijos.

El equipo felino salió poco después de las 11:00 horas del Volcán Universitario, recorriendo por Manuel L. Barragán, Alfonso Reyes, Pino Suárez, Ocampo, y Zaragoza.

Más de 400 mil aficionados se sumaron al desfile, entorpeciendo aún más la vialidad.

Tras tomarse la foto oficial, encabezados por Nahuel Guzmán, quien se apoderó del micrófono, los jugadores subieron al escenario colocado al pie del recinto estatal.

Entre porras, cánticos y bailes, uno a uno los futbolistas agradecieron el apoyo de la afición.

Acompañado de Rogelio Garza Rivera, Rector de la UANL y el alcalde Víctor Fuentes, el Bronco felicitó al equipo por su nuevo campeonato, el tercero en los dos años de su administración, y dio la palabra al Tuca Ferreti.

Durante el recorrido y la Explanada se contó con elementos de Policía y Tránsito de Monterrey, Fuerza Civil, y las corporaciones de auxilio Cruz Roja y Protección Civil.

Luego de una hora de convivencia, los jugadores se retiraron, dando paso grupos musicales que continuarán la fiesta auriazul.

Poco a poco los aficionados fueron desalojando el lugar, agudizando el caos que se prolongó hasta pasada la media tarde.

// El Porvenir