La Carpeta:
1 de 10
 
Como el viejo Mercado del Norte, existen muchos otros lugares que vale la pena rescatar y mantener, dándoles de nuevo vida con nuevas actividades y orientaciones.
Francisco Tijerina
febrero 13, 2015, 1:45 pm

PacoTijerinaok

“En el abigarrado del tianguis, lo importante es el fondo, no las formas” // Yomero

Mientras en Estados Unidos circula la noticia de que los “malls”, esos grandes centros comerciales con pasillos que unen grandes tiendas de distintos productos, están en extinción, en México nos resistimos y no sabemos bien qué hacer con los edificios de los viejos tianguis instalados por todo el país.

Leo con agrado que el escritor Jorge Luis Zavala ha iniciado una propuesta para tratar de recuperar y mantener el edificio del viejo Mercado del Norte, en el corazón de Monterrey.

El espacio, igual a otros muchos de todo México, en donde era común ver la venta de frutas y verduras junto a un restaurante y después una yerbería seguida de una cerrajería, ha visto pasar sus mejores años. Desde hace tiempo el Mercado del Norte está en el olvido y con el paso del tiempo su deterioro se ha acelerado.

Hace algunas décadas, ya cuando empezaba su declive, lo frecuenté en varias ocasiones con los amigos para ir a la matriz del delicioso Menudo “Don Luis”. Los cargadores, las prostitutas, los bares disfrazados, le daban un toque de folklore e identidad al barrio. Pero la modernidad no se detiene.

Como el viejo Mercado del Norte, existen muchos otros lugares que vale la pena rescatar y mantener, dándoles de nuevo vida con nuevas actividades y orientaciones.

Desde hace tiempo se lucha por convertir la vieja estación del tren y darle una utilidad práctica de beneficio a la comunidad; igual podría suceder con el Mercado del Norte; su ubicación y fácil acceso en transporte público podrían ser elementos a considerar para ubicar oficinas de servicio, a diferencia de otros modernos edificios en los que el estacionamiento es difícil. Importante sería, también el preservar su arquitectura e historia.

Un relanzamiento de estos espacios apoyaría al crecimiento y desarrollo de la zona, nuevos comercios y espacios crecerían a su alrededor. Todo un proyecto de un verdadero desarrollo social se vería cristalizado con esta idea en la que, ahora sí con una visión de futuro, bien cabría la participación de la Iniciativa Privada mediante una APP.

Soñar no cuesta, como tampoco el proponer ideas. Hay decenas de lugares y sitios que merecen un mejor presente y sobre todo un asegurado futuro. Lo que se requiere son autoridades y políticos con visión.