La Carpeta:
1 de 10
 
Con el fin de tomar las mejores decisiones, preguntas como éstas deben formar parte de un análisis profundo en el que distintas opciones se comparen de manera objetiva, utilizando información homogénea y consistente.
Staff
junio 19, 2012, 12:17 pm
Análisis

Por Todd McClurkan y Óscar Silva*

EL UNIVERSAL

Cada vez más empresas consideran la expansión geográfica como un componente clave en su estrategia de crecimiento. En la incorporación a nuevos territorios es importante no limitarse a los países de moda como los BRIC (Brasil, Rusia, India y China); México posee una economía atractiva a pesar de no ser tan popular como estas naciones en desarrollo.

Corea del Sur, Indonesia, México, Turquía y Tailandia también son destinos interesantes para las inversiones. Al igual que los BRIC, se distinguen por su población, nivel de desarrollo, participación global, exportaciones y el potencial de su mercado interno. Nuestro país no se queda atrás.

Ventajas del mercado mexicano

1. Poder adquisitivo. México se sitúa en medio, por debajo de Brasil y Rusia pero por arriba de China e India. Si equiparamos el poder adquisitivo de las economías considerando los precios a que los agentes se enfrentan, México tiene el producto per cápita más alto de todos estos países.

2. Economía abierta y políticas proinversión. México cuenta con el mayor número de tratados comerciales, además de ser centro de operaciones para exportar a mercados como Estados Unidos, Europa y América Latina.

En cuanto a Inversión Extranjera Directa (IED), México recibe menos que los BRIC en términos absolutos y sus flujos son incluso menores –con excepción de los de India-- si se presentan como proporción del PIB. Sin embargo, México continúa entre los mayores receptores de IED de los países emergentes, y comparado con los BRIC tiene el inventario acumulado de IED más alto como proporción del PIB. Esto quiere decir que relativo al tamaño de su economía, México ha recibido más flujos de IED que los BRIC.

3. Costo de los factores. Contra lo que se pudiera pensar, México presenta una estructura de costos, incluso los laborales, más competitiva que la de los BRIC. El costo por hora de la mano de obra en dólares es más bajo, incluso que en India y China.

México tiene menores costos de transporte y combustible, lo que soporta la tesis de que el país es una atractiva plataforma de exportación con una privilegiada posición geográfica.

4. Relación riesgo–beneficio. México tiene el menor riesgo país comparado con los BRIC. En el índice de ambiente para los negocios (Business Environment Ranking) del Economist Intelligence Unit, México tiene 6.93 puntos de un máximo de 10, lo que lo posiciona en el mejor lugar comparado con los BRIC.

Aquellos inversionistas o responsables corporativos de desarrollo de negocios que analizan opciones de crecimiento deben considerar variables tanto absolutas como relativas en sus análisis para elegir la opción que más se ajuste a sus objetivos estratégicos. Todo esto debe estar siempre basado en información homogénea que permita un análisis objetivo de las distintas opciones.

Es importante considerar el panorama de una inversión en todas sus dimensiones. Esto significa tomar en cuenta tanto los beneficios potenciales o retorno como el riesgo de cada mercado, y contemplar los objetivos estratégicos en horizontes de mediano y largo plazo. Hoy puede tener mucho sentido invertir en determinado país pero, ¿cómo se verá esta inversión en el largo plazo? ¿Permite expansiones futuras a otros países utilizándola como plataforma? ¿Qué impacto puede tener el riesgo implícito en el resultado esperado? ¿Qué barreras a la entrada existen?

Con el fin de tomar las mejores decisiones, preguntas como éstas deben formar parte de un análisis profundo en el que distintas opciones se comparen de manera objetiva, utilizando información homogénea y consistente.

*Socio y Director de Transactions Services KPMG en México