La Carpeta:
1 de 10
 
México, por sus particulares circunstancias –la mayor frontera del mundo, su principal socio comercial, el país donde viven más mexicanos que en sus dos ciudades más grandes– debe preocupar a los mandatarios de los Estados Unidos. Debe entender que este es el último refugio.
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 20, 2012, 6:19 am

Hoy comienza la última semana de las campañas electorales en México. Pocos sistemas electorales son en el mundo confiables. El mexicano no es excepción. Producto de una negociación sectaria, la legislación electoral se transformó en una política electorera que privilegia a los dueños del poder, los partidos políticos, dejando de lado a los elementos cívicos y, desde luego, ciudadanos.

Los indicadores mercadológicos que desde Carlos Salinas de Gortari se apoderaron de los procesos del sufragio indican hoy que no habrá sorpresas a la medianoche del uno de julio: Enrique Peña Nieto, sin ser el mejor candidato, pero sin duda el menos peor, será el próximo Presidente de México.

Eso no debe ser sorpresa; sí debe consistir en advertencia.

Hay varias reformas constitucionales que urgen en nuestro país. Una es la educativa, que debiera ser la número uno; la otra es la fiscal, que debiera conducir a la equidad que proporcionara recursos a las causas más necesitadas; la tercera, y tal vez menos prioritaria, es la reforma política que acabara con el sistema presidencialista omnímodo y omnipotente para transformar este país de un sistema monárquico presidencialista a un ejercicio parlamentario de equilibrio de poderes que daría valor lo que nos enseñaron en civismo –ejecutivo, legislativo y judicial– y nos condujera a un simulacro de democracia.

La democracia es un ejercicio muy desprestigiado en el mundo. Grecia y sus elecciones, España y sus prácticas, Los países latinoamericanos, todos lo documentan.

México, por sus particulares circunstancias –la mayor frontera del mundo, su principal socio comercial, el país donde viven más mexicanos que en sus dos ciudades más grandes– debe preocupar a los mandatarios de los Estados Unidos. Debe entender que este es el último refugio.

felixcortescama@yahoo.com