La Carpeta:
1 de 10
 
Yo no presumo de una educación cívica mayor a la del promedio de los mexicanos, pero no me queda dua de que ésa es ínfima.
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 27, 2012, 5:20 am

A media cuadra de mi casa el próximo domingo tendré el honor de fungir como secretario de la mesa directiva de la casilla básica en la sección 1410 del Décimo Consejo Distrital de mi estado en las eleciones del primero de Julio.

Tengo 53 años de ejercicio profesional de periodista. Por ello mismo, he asistido a decenas de comicios y me sé de memoria cuales son las reglas. La credencial, el pulgar, la tinta, la boleta, la casilla y todo lo demás. Precisamente por ello, en la mayor parte de esas votaciones no voté. Estaba yo en la chamba. Ahora no solamente voy a votar sino que voy a supervisar las elecciones.Ya fui a una sesión introductoria a los procesos electorales y esta tarde de miércoles iré a otra.

Yo sé cual será mi voto y lo he confesado.

Me molesta la dispersión que se ha propiciado a raíz de la imbécil reforma electoral que nos manipula. La que beneficia a los partiditos. Fundamentalmente porque desorienta a los votantes. En las papeletas hay un laberinto que la gente no pude descifrar.

No es el caso, pero supongamos que el tabasqueño es de mis simpatías;¿ debo votar por el PRD, el PT u otras yerbas? ¿O por los tres, o por dos de ellos? Si mis simpatías fuesen por Enrique Peña Nieto ¿debo cruzar la boleta a favor del PRI o del Verde?

Para mí está claro. O eso creo.

Un voto a favor de Peña Nieto es un voto a favor de Peña Nieto. Simultáneamente es un voto a favor de PRI si crucé su emblema y al convenenciero Verde, si crucé mi boleta por los dos partidos. Lo mismo pasa con los votos para Andrés Manuel.

Yo no presumo de una educación cívica mayor a la del promedio de los mexicanos, pero no me queda dua de que ésa es ínfima.

De ello se aprovecharán los políticos el domingo.

felixcortescama@yahoo.com