La Carpeta:
1 de 10
 
Chochez o servilismo, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, sin la distancia de poderes, llamó a López Obrador un “iluminado”. Halagador histórico, Porfirio ha elogiado a cuando presidente priista sirvió y ha brincado de partido en partido. Mercenario de altura, Muñoz Ledo ha sobrevivido. Ahora se pasó.
Jose Jaime Ruiz
diciembre 3, 2018, 9:54 am

El presidente Andrés Manuel López Obrador fue enfático en su rueda de prensa de este lunes, no importa que sus adversarios –que no enemigos– del Partido Acción Nacional lo comparen con Satlin o con Hitler –ya no sólo con Hugo Chávez o Nicolás Maduro– están en su derecho de disentir. El problema de la descalifación de afuera es parte de ser oposición, de lo que debe de cuidarse Andrés Manuel es del elogio desmedido, de la parafernalia de la pleitesía de los suyos, de los de adentro.

Chochez o servilismo, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, sin la distancia de poderes, llamó a López Obrador un “iluminado”. Halagador histórico, Porfirio ha elogiado a cuando presidente priista sirvió y ha brincado de partido en partido. Mercenario de altura, Muñoz Ledo ha sobrevivido. Ahora se pasó.

“Desde la más intensa cercanía confirmé ayer que Andrés Manuel @lopezobrador_ ha tenido una transfiguración: se mostró con una convicción profunda, más allá del poder y la gloria. Se reveló como un personaje místico, un cruzado, un iluminado.

“La entrega que ofreció al pueblo de México es total. Se ha dicho que es un protestante disfrazado. Es un auténtico hijo laico de Dios y un servidor de la patria. Sigámoslo y cuidémoslo todos”.

El servilismo recalcitrante, retrógado, simulador a todo lo que da. Ante este arrodillamiento que nadie le pidió a Porfirio, el “iluminado” de Andrés Manuel puso los pies en la tierra y su pasaje aéreo como cualquier mortal, como un mexicano como todos que viaja no en el avión presidencial sino en aviones comerciales.

La gestión de López Obrador es un gobierno de ruptura. Atrás quedó el PRIANato de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Andrés les recordó hoy a los periodistas de la fuente de la Presidencia de la República esa ruptura con dos nuevas maneras de ejercitar el poder. Primero, su viaje en vuelo comercial ida y vuelta a Xalapa (aunque para él haya sido una buena noticia que Pumas le ganara a Tigres, muchos regios estarán en contra de sus palabras en el aeropuerto de la Ciudad de México). Segundo, la conferencia de prensa abierta ante los medios de comunicación mexicanos y extranjeros, una conferencia, como él dijo, sin censura. Y ligado a lo primero, al uso de vuelos comerciales, poner desde ya en venta al avión presidencial.

¿Qué destaco de la rueda de prensa?

1.- No habrá ningún tipo de acuerdo con la delicuencia organizada.

2.- Se mantendrá la vigilancia, la protección a periodistas, luchadores sociales y personas que estén amenazadas.

3.- Respetar a la oposición política, esa oposición panista que desde el 88 se convirtió en partido del régimen.

4.- El tema recurrente fue el nuevo aeropuerto internacional y los bonos, poco pudo decir Andrés Manuel sobre esto. Será hasta en la tarde que se precise, después de una reunión con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. De cualquier forma, dijo, se garantizarán las inversiones, se mantendrán los compromisos

5.- Aseguró que tiene las riendas del poder en las manos y se está trasformando la vida pública del país: “Ayer fui a Xalapa sin el Estado Mayor Presiencial en avión comercial y regresé igual, al mismo tiempo que ustedes pudieron tener información de que el avión presidencial hoy parte a EU porque se va a vender, porque fue un compromiso… Hablando de un pequeño asunto para todo lo que va a significar la transformación de México… ¿Que no es cambio?, pregunto a nuestros adversarios. ¿Que yo esté aquí informándoles como lo estoy haciendo? Preguntando sin censura, que no hay aquí ninguna barrera, eso es un cambio ¿o era así antes?”.

La investidura decimonónica, a la que es tan afecto Porfirio Muñoz Ledo, no va con Andrés Manuel López Obrador quien, al menos al inicio de su mandato, se muestra como un ciudadano presidente, un presidente ciudadano.