La Carpeta:
1 de 10
 
No entienden que no es lo que es, sino lo que parece. Dicho en otras palabras: la percepción es más fuerte que la imagen.
Francisco Tijerina
agosto 2, 2016, 5:00 am

pacot-nuevo

“¿Qué ve el ciego, aunque se le ponga una lámpara en la mano?” // Proverbio hindú

Tienen razón el “perredista light” Waldo Fernández y el priista Juan Manuel Cavazos, cuando dicen que la renuncia al fuero de los diputados locales y federales, así como alcaldes del PAN, no tiene validez legal en tanto no se realice la reforma constitucional para retirarlo, pero se equivocan pasmosamente porque no es ese el punto, sino el aprovechar la oportunidad para dar un golpe de imagen.

No entienden que no es lo que es, sino lo que parece. Dicho en otras palabras: la percepción es más fuerte que la imagen.

Los panistas de Nuevo León les volvieron a comer el mandado al resto de los partidos y lo han hecho con una simple declaración de intenciones, con un acto que no es legal, es cierto, pero que demuestra su voluntad de hacer las cosas en el momento justo.

La acción de los albiazules, lejos de “hacerle el caldo gordo a la iniciativa de la actual administración” como aseguró Cavazos, se encuadra perfectamente en tiempo y formas con la demanda ciudadana de terminar con las canonjías, beneficios y prebendas de los políticos.

Los panistas se anticipan a la jugada y terminan exhibiendo al líder nacional tricolor, Ochoa Reza, con su torpe declaración de que el 99 por ciento de los priistas son honestos, misma que salió a corregir 24 horas después diciendo que se creará una comisión anticorrupción al interior del tricolor, aunque no supo responder a los cuestionamientos sobre gobernadores cuestionados en diversos estados.

Fallan los propios panistas que aún se la piensan y tímidamente cuestionan el procedimiento, como los casos de Víctor Fuentes y Raúl Gracia, porque insisto, no se trata de lo que es, sino de lo que parece.

Más allá del hecho mismo, los panistas de Nuevo León han dado muestra de unidad, estrategia y rumbo, lo que no existe hoy en el PRI y mucho menos en el PRD de Nuevo León.

Porque no es con posturas legaloides como van a recuperar la confianza ciudadana y los votos que ya perdieron… la tirada va por otro lado, pero no le entienden.