La Carpeta:
1 de 10
 
Obvio, escribía de Margarita, quien agradeció el comentario. Y ya no es temprano, Ríos-Farjat, no es agosto. Ya no. Bien por las pláticas, también por los necesarios silencios. Agradezco tu profesionalismo. No hay error en Andrés Manuel. Que esto cambie.
Jose Jaime Ruiz
septiembre 5, 2018, 8:43 am

“¿Ustedes saben lo que es el SAT? Bueno, va a ser una mujer la directora del SAT. Y va a ser de Nuevo León”, dijo en Monterrey Andrés Manuel López Obrador. No dijo el nombre pero destapó a Margarita Ríos-Farjat quien más que credenciales, eso le basta y sobra, tiene la sensibilidad de los derechos ciudadanos fiscales. Lo dije, repito: qué bien.

“Ya no hablar de impuestos, hablar de contribución y que todos cumplamos con nuestra responsabilidades. ¿A qué grado quiero plantear esto en su momento? Que cada ciudadano mexicano tengamos que hacer una manifestación anual. Y decir: ‘En uso de mis facultades, bajo protesta de decir verdad, doy a conocer que tuve ingresos por una determinada cantidad y de acuerdo con una fórmula sencilla me corresponde contribuir con tanto”, aseguró como encomienda Andrés Manuel.

Bien, recoge una demanda más, una demanda ciudadana. Escribí hace días: “Y lo que es importante es que la ‘recaudación’ sea ‘sensible’, con criterios no sólo contables. Eso lo agradecerían los contribuyentes sometidos y los ciudadanos que ven trato preferencial para los grandes empresarios. En el léxico del nuevo régimen, de la Cuarta Transformación, la palabra ‘contribuyente’ debe de redefinirse”.

Hay, en este país, una ausencia de justicia fiscal. Los cautivos, apolignan, los grandes empresarios no pagan lo que el país les genera en ganancia. Ninguno quiere pagar impuestos, sí queremos contribución, contribuir. Recuerdo una frase de Federico Arreola: “Una obligación tan delicada –y tan incomprendida y cuestionada– como la de cobrar impuestos solo puede ejercerla con absoluta honestidad una regiomontana”.

Obvio, escribía de Margarita, quien agradeció el comentario. Y ya no es temprano, Ríos-Farjat, no es agosto. Ya no. Bien por las pláticas, también por los necesarios silencios. Agradezco tu profesionalismo. No hay error en Andrés Manuel. Que esto cambie.