La Carpeta:
1 de 10
 
López Obrador aclaró que no caerá en ninguna provocación del ex presidente; añadió que un millón de pesos obtenido de las regalías de su último libro fueron para los damnificados de los sismos.
Staff
marzo 9, 2018, 4:34 am

El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, anunció que no responderá a las majaderías del ex presidente Vicente Fox, a quien calificó de “vulgar y corriente”.

Luego que Fox sostuviera que “le valen madres las instituciones” al aspirante presidencial tabasqueño, este aclaró que no va a caer en ninguna provocación, porque además quien se expresa así “es el que queda mal”.

En seguida, López Obrador reiteró su petición hacia Ricardo Anaya, candidato presidencial del PAN y del PRD, de explicar los cómos y los porqués de su empeño por “encarcelar” al presidente Enrique Peña Nieto y ahora, más recientemente, al exmandatario Felipe Calderón.

Sobre todo, recalcó el tabasqueño, porque ni el ex presidente Porfirio Díaz pudo “meter a prisión” a su compadre Manuel González cuando inició el porfiriato, debido a que desde entonces la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que ello era posible “sólo cuando el presidente en funciones cometiera traición a la patria y delitos electorales”; parte que fue retirada posteriormente para quedar sólo en la hipótesis de traición a la patria.

“Yo quisiera que explicara Anaya cómo es que va a meter a la cárcel a Peña, de qué lo acusa, si a pie corrupción, dónde lo va a acusar. ¿Por qué va a esperarse? Ya de una vez que vaya a la Procuraduría o a donde corresponda y presente la denuncia, ya, pero que no esté haciendo demagogia, que no esté tratando de engañar a la gente”, manifestó.

El ex jefe de Gobierno capitalino añadió “ahora bien, si Anaya ya anda en ese tenor, pues que siga con Vicente Fox, Ernesto Zedillo y con Carlos Salinas, que los meta a la cárcel, pero que nos diga cómo le va hacer”, demandó al aseverar que él reformará el artículo 108 constitucional para poder juzgar al presidente de la república por delitos de corrupción.

// Excélsior