La Carpeta:
1 de 10
 
En un hecho sin precedentes en Nuevo León, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló el proceso electoral en el municipio de Monterrey, por falta de certeza en los resultados electorales.
Staff
octubre 31, 2018, 7:39 am

En un hecho sin precedentes en Nuevo León, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló el proceso electoral en el municipio de Monterrey, por falta de certeza en los resultados electorales.

Ante tal situación, los magistrados ordenaron a la Comisión Estatal Electoral y al Congreso del Estado llevar acabo elecciones extraordinarias.

Aunque aún no se define la fecha en que se llevarían a cabo, los candidatos participantes serían los mismos.

Al momento de someter el proyecto de anulación, los magistrados votaron cuatro a favor y tres en contra.

Durante el debate, los magistrados encontraron una serie de irregularidades que se cometieron durante los comicios de los consideradas “graves”, que el Tribunal Estatal Electoral y la Sala Regional no tomaron en cuenta y en algunos aspectos ambos órganos cayeron en inconsistencias.

Entre las anomalías detectadas se encuentran la violación a la cadena de custodia, la entrega de paquetes electorales fuera de tiempo, casillas computadas con resultados preliminares, casillas no computadas, paquetes que fueron encontrados en una bodega, la perdida de paquetes, casillas computadas con mantas puestas al exterior de las casillas, por mencionar algunas.

“La irregularidad acreditada en este caso vulnera de manera directa el principio fundamental de certeza y por tanto las violaciones a este principio fundamental impide validar los resultados de la elección como el producto de un proceso auténticamente democrático, por lo anterior, se propone revocar la sentencia impugnada y por ende la declaración de validez de la elección y el otorgamiento de las constancias de mayoría y validez entregada a la planilla postulada por el PAN”. “Asimismo se propone ordenar a la Comisión Estatal Electoral de esa entidad convoque a elección extraordinaria para la renovación del Ayuntamiento de Monterrey, Nuevo León”. "Tales elementos, en juicio de la ponencia ponen de relieve el cúmulo de irregularidades graves y determinantes durante el procedimiento de entrega y recepción de votos, lo cual permite concluir que efectivamente se vulneraron los principios de certeza y autenticidad del voto en las elecciones municipales, lo cual trascendió al resultado de la elección, más allá de la sola a anulación de la votación recibida en la casillas impugnadas”, mencionó el magistrado Felipe Fuentes Barrera.

El magistrado ponente señaló que dichas violaciones son determinantes para el resultado de la votación, pues el panista Felipe de Jesús Cantú resultó ganador con 153 mil 35 votos, mientras que el priista Adrián de la Garza obtuvo 148 mil 538 votos.

Tras la elección del 1 de julio, el Tribunal Electoral Estatal le concedió en primera instancia el triunfo al PRI, pero posteriormente la Sala Regional del TEPJF se la regresó al PAN, por lo que los magistrados de la Sala Superior reconocieron que estas discrepancias también contribuyeron a la incertidumbre.

Ciudadanos estarán a cargo

Para evitar un vacío de poderes en el Municipio de Monterrey, el Congreso del Estado, tendrá que designar un concejo municipal integrado por ciudadanos quienes serán los encargados de atender los asuntos del municipio regio.

Ratifican a Cristina en Guadalupe

Al considerar que las impugnaciones realizadas por el Partido Acción Nacional fueron a destiempo, la Sala Superior Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determino que la priista Cristina Díaz Salazar será por segunda ocasión la alcaldesa por Guadalupe.

De esta forma, el panista Pedro Garza Treviño a quien la Comisión Municipal Electoral le había dado en un principio la constancia de mayoría, se quedó en segundo lugar en la contienda electoral.

Por mayoría, con cuatro votos a favor y tres en contra, la Sala Superior aprobó el proyecto del magistrado Indalfer Infante, fue  quien propuso desechar las impugnaciones presentadas por Garza, el PAN y el ex candidato independiente Daniel Torres, y confirmar a Díaz para el cargo.

Como se recordara, los magistrados de la Sala Regional coincidieron en que el juicio presentado por el PAN tuvo serias deficiencias en la argumentación de anulación de casillas.

Señalaron que al juicio le faltó adjuntar más pruebas sobre la anulación de casillas y la demanda no procedería con sólo presentarla.

Además en algunos casos reclamados, no adjuntaron actas o números de casillas donde señalaban irregularidades, por lo que no pudieron ser tomados en cuenta.

Ante tal situación, el panista se inconformó y señaló que los de la Sala Regional aplicaron un criterio para la resolución del municipio de Monterrey y otro al de Guadalupe.

Incluso en son de protesta, el ex candidato mantuvo un plantón desde el pasado mes de agosto en compañía de simpatizantes.

Garza Treviño fue respaldado por el dirigente nacional del partido, Marcelo Torres, quien manifestó su inconformidad ante el fallo de la Sala Regional y aseguró que el CEN defenderá su triunfo y la voluntad ciudadana.

Sin embargo, esto no fue suficiente ya que los argumentos mostrados por los magistrados de la Sala Superior fueron irrefutables y ratificaron el dictamen emitido desde el Tribunal Estatal Electoral.

El asunto fue el último resuelto en la maratónica sesión que arrancó después de las 20:00 horas para resolver en su mayoría asuntos relacionados con elecciones de Alcaldes en Nuevo León.

// El Porvenir