La Carpeta:
1 de 10
 
Pero hoy quiero hacer referencia a otro tipo de paletón, el que acaba de aceptar hace unos días Benjamín Clariond, de coordinar en Nuevo León la campaña del candidato del PRI a la Presidencia de la República, Pepe Meade.
Francisco Tijerina
marzo 2, 2018, 7:33 am

“Tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores”. // Winston Churchill

Desde niño me han gustado los paletones, esos de malvavisco cubiertos de chocolate y con gomitas. Había otros, los de “La Imperial” en Monterrey, unas paletas enormes de pura azúcar pintada de color rojo y que requerían de un palo de escoba recortado a la mitad para sostenerlas; pasar por la esquina de Venustiano Carranza y Arteaga te obligaba a ver el aparador de esos enormes dulces regios.

Pero hoy quiero hacer referencia a otro tipo de paletón, el que acaba de aceptar hace unos días Benjamín Clariond, de coordinar en Nuevo León la campaña del candidato del PRI a la Presidencia de la República, Pepe Meade.

Feliz y sonriente “El Benjas” se hizo la foto con el aspirante tricolor y la presumió, pero el tamaño de la encomienda es monumental y le representará el más difícil reto de su carrera política, incluido el tiempo en que fue Gobernador de Nuevo León.

Porque de poco servirá lo ranchero, dicharachero y madreador del ex gobernador para agenciarle votos a Meade en la entidad; aquí el problema es que hay muy poco tiempo y sus compañeros de partido están centrados en sacar sus propias campañas antes que abonar a la cuenta de la elección presidencial.

¿Cómo los convencerá de que pasen del choro mareador y la frase de compromiso de mencionar al abanderado tricolor la silla grande en sus discursos, para verdaderamente ponerle kilos al asunto y agenciarle sufragios? No lo sé, pero de lo que sí estoy seguro que no será con un desayunito a todo dar con mi amigo Pedro Pablo Treviño, dirigente estatal del partido, en lo que constituyó su primera acción como representante de Meade en Nuevo León.

Se necesita de más, mucho más. No bastará su cercanía con los hombres de empresa, porque esos son unos cuantos votos, importantes sí, pero sólo unos cuantos y aquí el rasero lo dejaron muy alto en la elección anterior cuando Josefina Vázquez Mota barrió con todo y con todos, aunque de nada le sirvió a la panista que terminó perdiendo.

La ventaja de “El Benjas” es que es grillo “de los antes”, de los formados en la lucha, además de que tiene en su círculo cercano de amigos y colaboradores a personas que le pueden apoyar en la encomienda.

Ya veremos con qué cuentas termina Benjamín y si saca buena calificación en la tarea que le encargaron, un paletón del tamaño del Cerro de la Silla.