La Carpeta:
1 de 10
 
Solo un consejo a los que arribarán a esos puestos: prepárense para enfrentar la que será la más corta de las lunas de miel; como nunca antes en la historia la exigencia de resultados empezará al primer minuto de gestión y deberán tener a mano respuestas, si no quieren empezar su andadura con el pie izquierdo.
Francisco Tijerina
julio 3, 2018, 7:42 am

 

“Allí está el fastuoso escenario de la vida para los que saben mirar un poco.” // Doménico Cieri Estrada

Aún no concluye en su totalidad el proceso electoral, todavía faltan por cerrar cómputos y habrá que esperar las quejas, denuncias y procesos que vendrán después, pero la derrota de la Selección Mexicana vino a echar un balde de agua fría que dio paso a una necesaria pausa para que empezaran a atemperarse los ánimos.

Sorprende el nuevo panorama político, en el país y en mi tierra Nuevo León, con colores diferentes a los que por años tuvimos en el escenario.

Tienen los recién llegados la oportunidad de demostrar que la expectativa que generaron y que los llevó a conseguir el apoyo ciudadano a través del voto, tiene detrás un sustento y que sus promesas de campaña se cumplirán.

Lamentablemente la mayor parte de esas ofertas terminan sin concretarse por diferentes causas, no siempre atribuibles a quien las hizo, ya que intervienen muchos otros factores externos que inciden en la administración pública. Y es entonces que viene el desencanto y los votantes se sienten defraudados… y vuelta a empezar.

De esta forma, quienes dentro de algunos meses llegarán al cargo por primera ocasión tienen la enorme oportunidad de cumplir la palabra empeñada y con base en ello mantener su oferta y colores en el poder, pero insisto, el gobernar desgasta porque no es igual andar en campaña con la sonrisa, el regalo y la promesa de “todo lo voy a resolver”, a llegar al cargo y tener que decir “no”, “no se puede”, “no hay recursos”, “no tengo vacantes”, “no lo podemos ayudar”.

Por lo anterior, cuando llegue la próxima elección a nadie debe sorprender que la mezcla de colores que hoy vemos vuelva a modificarse de manera drástica, ya que parafraseando el dicho popular: “el hombre propone, el presupuesto dispone, viene la realidad y todo lo descompone”.

Solo un consejo a los que arribarán a esos puestos: prepárense para enfrentar la que será la más corta de las lunas de miel; como nunca antes en la historia la exigencia de resultados empezará al primer minuto de gestión y deberán tener a mano respuestas, si no quieren empezar su andadura con el pie izquierdo.