La Carpeta:
1 de 10
 
Solo queda Aldo Fasci que ha sido policía y tiene carácter para enfrentar uno de los principales problemas que aqueja a Juan Ciudadano, inteligencia para poner las cosas en su lugar y preparación para saber cómo hacerlo, pero la pregunta sigue siendo la misma ¿habrá alguna razón que justifique la pausa para hacer más largo, tormentoso y sobre todo costoso el infierno de las campañas?
Chava Portillo
marzo 7, 2018, 5:48 am

Al mequetrefe que se haya ocurrido la pausa en las campañas a la mitad del camino además de perverso debemos calificarlo sádico porque en lugar de que los candidatos agarren vuelo y den por terminada su promoción y para nosotros el tormento, la pausa es solamente jugar con nuestra paciencia y asentir que si teníamos duda de votar, hoy amanecemos convencidos que por hartazgo no lo haremos.

Primero debo repetir lo que he dicho hasta el cansancio, mientras no exista una medida de presión para que sufraguemos a chaleco, esto de los valores cívicos no va a funcionar.

Creo que ahora a los chavos no se les obliga presentar su cartilla con el servicio militar cumplido o sea que si requieren tramitar el pasaporte para salir del país o una licencia de manejo ya no es necesario entregar el documento.

En mi tiempo era ad hovum o sea de a güevo, no había cartilla, no había pasaporte, trabajo, ni visa americana. ¿No sería posible que en lugar de que fuera un derecho se convirtiera en una obligación?

La pausa en las campañas es una mamarrachada porque no me va a decir usted que durante esa pausa obligada no ha visto al Peje y al Cerillo aparecer infinidad de ocasiones ya sea porque andan de visita de cortesía, fueron a la PGR a quejarse o a insultar al poder judicial –hijos de puta– así haya sido el candidato panadero o el egocéntrico Fernández de Cevallos.

En el caso del tibio tricolor apareció al menos para “atacarlo ferozmente” al Ricardín Anaya calificándolo de rajón y ese insulto para el refinado estilo de Pepe Meade, es mucho decir.

A nivel local todavía la hacen más cardiaca diciendo que aún no se sabe quiénes serán los candidatos aunque como los maridos ofendidos, todos saben menos los que deben saber. Es obvio que Adriancito el pequeño quiere su alka seltzer para repetir, es por eso que se ha puesto a tapar los baches que durante dos años y medio nunca puso atención y ahora le entró la urgencia, como también se aceleró para autorizar el permi$o para los voraces desarrolladores para que en las colonias de la Carretera Nacional puedan construir viviendas en edificios de varios niveles.

Definitivamente que el pequeño sabe que existe un ordenamiento legal para que NO se construyan condominios horizontales ni verticales por la densidad habitacional, pero se hace tontejo. Esperemos que los vecinos se echen encima y no autorice esa bobería que está cubierta de millone$ de razones.

Los otros pretensos son el Pato Zambrano, un chavo cotorro simpático que cuenta chistes y chupa como vikingo, pero de gobernar en serio es otra cosa.

Solo queda Aldo Fasci que ha sido policía y tiene carácter para enfrentar uno de los principales problemas que aqueja a Juan Ciudadano, inteligencia para poner las cosas en su lugar y preparación para saber cómo hacerlo, pero la pregunta sigue siendo la misma ¿habrá alguna razón que justifique la pausa para hacer más largo, tormentoso y sobre todo costoso el infierno de las campañas? Yo creo que no. ¿Usted qué opina? dijera el insoportable Nino Canún.