La Carpeta:
1 de 10
 
En breve, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón pedirá licencia a su cargo al frente de la gubernatura de Nuevo León para enfocarse de lleno a la recolección de firmas de apoyo a la candidatura independiente por la Presidencia de la República.
Staff
diciembre 12, 2017, 7:49 am

En breve, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón pedirá licencia a su cargo al frente de la gubernatura de Nuevo León para enfocarse de lleno a la recolección de firmas de apoyo a la candidatura independiente por la Presidencia de la República.

Entrevistado tras encabezar un evento público, el mandatario estatal indicó que a partir del mes de enero arreciará su campaña por obtener el boleto a los comicios del 2018.

Sin precisar una fecha, recordó que desde un principio fijó el mes de diciembre como límite para pedir licencia en caso de obtener el respaldo de los nuevoleoneses.

Al momento, dijo, está por lograr el número de firmas que obtuvo a la gubernatura y que puso como meta para decidir si se lanzaría o no por Los Pinos.

“Tengo que trabajar, tenemos que trabajar, espero que terminemos la primera etapa y creo que va bien, sí es así solicitaré una licencia en diciembre.

“Podría ser ahorita o al final, no tengo fecha”, expuso.

El recurso, con vigencia a partir del 1 de enero, será presentado al Congreso del estado quedando a consideración de los diputados locales.

Como parte de los requisitos para postularse a la presidencia, los aspirantes deben sumar al día de las elecciones, 1 de julio del 2018, seis meses sin ostentar un cargo público.

“El proyecto mío es, si me dan la licencia, entrarle duro a Nuevo León a partir del 1 de enero, si logró lo que dije, participaré”, indicó.

Por otro lado, respecto a los cuestionamientos del Instituto Nacional Electoral en torno al registro de funcionarios estatales como auxiliares para la recolección de firmas, el Bronco aseguró que no está incurriendo en anomalía alguna.

“Pues que nos demanden, ya les dije que nos lleven a juicio, si yo estoy violando la Ley me van a castigar.

“(Pero) nosotros no estamos haciendo nada malo, la Ley dice que este país todo el mundo es libre y puede participar políticamente como le plazca, y los miembros del gabinete están ayudando porque quieren, a nadie se le está forzando”, aseveró.

Reiteró que ninguno de los auxiliares hace uso de su horario de trabajo, ni de recursos públicos para cumplir con esta actividad.

// El Porvenir