La Carpeta:
1 de 10
 
Aunque López Obrador aclara que él no hace acuerdos en lo oscurito, como sí lo ha hecho Ricardo Anaya Cortés en Los Pinos, revisemos la Cámara de Diputados en el Caso Odebrecht, la actuación de Rocío Nahle y los diputados de Morena.
Jose Jaime Ruiz
marzo 10, 2018, 12:24 pm

Hace unos días publiqué “El guiño de Andrés Manuel a Peña Nieto”: “Ante los embates de Ricardo Anaya Cortés en contra de Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador lanza un guiño. Si el presidente garantiza elecciones limpias y libres, se lo reconocerá. ¿Qué significa esto? Que, al contrario de Ricardo, le garantiza impunidad. Colmillo retorcido en acumulación de años, Andrés Manuel no ofrece ninguna comisión de verdad, sólo el perdón”.

El presidente ya aceptó el “guiño”?

Andrés Manuel sigue con su discurso de reconciliación, así en la visita de Jared Kushner y su deseo de éxito para Peña Nieto: “Deseo que la visita del familiar de Donald Trump para entrevistarse con el presidente Peña sea para el bien de las dos naciones, es mucho mejor el diálogo, buscar el entendimiento que la confrontación. De modo que yo espero que haya acuerdo, que no haya la relación que hasta ahora ha habido, que se han suspendido encuentros, que no ha habido entendimiento”.

Mayor reconciliación no puede haber de Andrés Manuel (para acabar con el comparativo de Venezuela, ya prometió que no se va a reelegir): “Ahora que el presidente Peña ofreció que no va a inmiscuirse en las elecciones, esto es mejor, ayuda mucho, conozco la historia y aunque después se echó para atrás y no cumplió, tuvo un efecto cuando Porfirio Díaz dijo a un periodista que ya México estaba preparado para la democracia; entonces yo tomo muy en serio esta declaración, declaración de que el presidente no se va a inmiscuir en el proceso electoral, yo padecí de un presidente abusivo y antidemocrático, Vicente Fox”.

Aunque López Obrador aclara que él no hace acuerdos en lo oscurito, como sí lo ha hecho Ricardo Anaya Cortés en Los Pinos, revisemos la Cámara de Diputados en el Caso Odebrecht, la actuación de Rocío Nahle y los diputados de Morena.

Reportó Reforma: “El PRI en la Cámara de Diputados se negó a debatir sobre sanciones a servidores públicos por el contrato otorgado a una filial de Odebrecht en el proyecto Etileno 21.

“En tanto, legisladores de la coalición Por México al Frente reclamaron la corrupción en el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

“Cuando se ponía a votación en el tablero electrónico si se aceptaba a discusión un punto de acuerdo presentado por la diputada de Morena Rocío Nahle, los legisladores del PAN, el PRD y MC desplegaron una manta que superaba el largo del presídium de la mesa directiva, el cual decía ‘Hijos de la Estafa Maestra’.

“Los legisladores del Frente presentaron en la manta las fotos del Presidente Enrique Peña Nieto, el ex Gobernador de Veracruz Javier Duarte, Rosario Robles y del candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade.

Pese a que fue un punto de acuerdo promovido por Morena, la mitad de sus 50 diputados no estaban presentes en el pleno y llevaron a la Oposición a perder la votación.

“Con aplausos y gritos de festejo, los priistas celebraron que impidieron, con 182 votos en contra y 160 a favor, la discusión de urgente y obvia resolución de la propuesta para que la Auditoría Superior de la Federación inicie acciones legales de sanción a funcionarios que firmaron indebidamente el contrato que favoreció a la empresa Braskem, filial de Odebrecht”.

¿Quién dio la línea de que se ausentaran los diputados de Morena? Nadie puede hacer eso, sólo Andrés Manuel. Y así López Obrador pasa de la mano extendida a Enrique Peña Nieto a los hechos. Los diputados de Morena salvaron el punto de acuerdo que ellos mismos propusieron, ergo, Andrés Manuel las puede. Desde ahora López Obrador le cumple a Peña Nieto en cuidarle las espaldas en el caso más sonado de corrupción mexicana y latinoamericana: Odebrecht.

José Antonio Meade, el candidato de Peña Nieto y Luis Videgaray, se encuentra a una distancia irremontable de Andrés Manuel López Obrador, algunas encuestas lo ubican 20 puntos abajo. Andrés Manuel ya le extendió la mano al presidente y le demostró, a través del Congreso, que no lo va a perseguir, que le cuidará las espaldas.

En el otro extremo, Ricardo Anaya sigue con su discurso de meter a la cárcel a Peña Nieto. Andrés Manuel lo ataja y lo reconviene. ¿Quién de los dos es un peligro para el presidente?

Reseña Forbes el “Value Investing Forum 2018”: “A diferencia de lo que sucedió en la elección presidencial del 2006, cuando la campaña de Andrés Manuel López Obrador era vista como la mayor amenaza para el sistema, en el actual proceso electoral la figura que luce hoy más amenazante para el régimen no es la del fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), sino la de Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al frente, advirtió (Jesús) Silva-Herzog Márquez”.

Al final de su artículo de hoy en El Financiero, Jorge Castañeda expone sobre las negociaciones del TLC: “Anoto una duda, descabellada, como todo lo que sucede hoy en México. Si EPN y AMLO ya pactaron la victoria del segundo y el indulto del primero, ¿habrán convenido también la aceptación de Morena (presidente, senadores y diputados) para el TLCAN para entonces ya negociado? No creo, pero quién sabe”.

Nada descabellado el pacto. Ahí están las declaraciones de Andrés Manuel. Ahí está el uso político de los diputados de Morena que favorecieron a Peña Nieto en el Caso Odebrecht.

Por lo anterior: ¿Peña Nieto y López Obrador inician la transición? ¿Viene una entrega-recepción política?