La Carpeta:
1 de 10
 
Con un déficit proyectado en 3 mil 647 millones de pesos al cierre de año, la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado llamó al Congreso Local, Tribunal Superior de Justicia y demás entes autónomos, a ajustar sus peticiones presupuestales a la situación financiera que presenta la entidad.
Staff
octubre 5, 2018, 10:00 am

Con un déficit proyectado en 3 mil 647 millones de pesos al cierre de año, la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado llamó al Congreso Local, Tribunal Superior de Justicia y demás entes autónomos, a ajustar sus peticiones presupuestales a la situación financiera que presenta la entidad.

Carlos Garza Ibarra, titular del área, refirió que Nuevo León logró ingresos por  40 mil 109 millones de pesos durante el periodo enero-septiembre, un 3 por ciento más que el año anterior; sin embargo, la cifra sigue siendo insuficiente para las necesidades a cubrir.

Por ello, exhortó a ser más mesurados con su proyecto de presupuesto para el 2019.

“Es indispensable que todos los actores del Estado ajusten sus peticiones presupuestales de acuerdo a la situación financiera de Nuevo León”.

“Para poder equilibrar la situación financiera de Nuevo León se requiere la colaboración de los demás entes que conforman el Estado, como los poderes Legislativo y Judicial, así como los organismos autónomos”, se informó a través de un comunicado de prensa.

En el escrito se explica que pese a la implementación del Plan de Ahorro y Austeridad, recortes, reducción de salarios, y fortalecimiento de la recaudación, se tendrá un cierre de año difícil.

Las finanzas de Nuevo León, resaltó, resienten la eliminación de la tenencia vehicular, la cual representaba una recaudación anual de 3 mil 800 millones de pesos; situación se agrava al tener que erogar partidas que no proyectadas, como en este caso.

“El cierre de este año se presenta difícil en materia presupuestal, ya que los ingresos son insuficientes, situación que se agrava con peticiones de recursos no programados”.

“Se requiere la corresponsabilidad de los poderes y los organismos, para moderar sus demandas de recursos presupuestales y ajustarlas a las condiciones financieras del Estado”.

Indicó que en muchos casos la ley obliga al gobierno a destinar recursos para acciones o programas de organismos o poderes, impidiendo que se asigne dinero a programas prioritarios.

Ejemplo de ello es el bono magisterial por casi 900 millones de pesos que se cubrirá este mes de octubre, a lo que se suman gastos extras por el proceso electoral, el pago creciente de pensiones de los trabajadores estatales, pasivos por incentivos a  KIA, entre otros.

// El Porvenir