La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
diciembre 11, 2017, 8:45 am

Integrados como una gran sociedad civil organizada, convoca a gobiernos, partidos políticos y a aspirantes a los diversos puestos de elección popular en la contienda electoral del 2018, al sumarse al movimiento Encuentro de Unidad, cuya agenda temática, fue diseñada democráticamente, el pueblo de Nuevo León demandó alturas en estas elecciones.

Por lo que en base a este espíritu de unidad que hoy se manifiesta, surgió de un hartazgo ciudadano y de la preocupación de la gente, ante los riesgos de una inminente crisis económica y social.

Y ante la posibilidad de agotar la voluntad política y dejar en el tintero los consensos entre gobiernos; entre el gobierno estatal y el poder legislativo; y entre los gobiernos y la sociedad civil.

Por ello, gente como Ervey Cuellar Adame dijo que se desea el poder garantizar una cultura de legalidad, de justicia social, consolidación de la democracia y un progreso responsable y sustentable.

"Si se invita a la sociedad a una conciliación estatal, a sanar las heridas, con una visión de estado compartida, en dónde privilegiemos temas estructurales, en los que todos estemos de acuerdo.

“Hay que rebasar la etapa primaria de las ambiciones desbordadas, los intereses mezquinos que lucran económica y políticamente, utilizando los recursos públicos para beneficiar a grupos particulares que dividen a la sociedad y a nuestras instituciones para transitar a una madurez de estado, que nos permita darnos cuenta de que tenemos que competir contra el mundo, no contra nosotros mismos”, dijo.

“Eso es lo que queremos como sociedad civil. Este es, el espíritu del Encuentro de Unidad. Pretendemos provocar una acción común, en torno a la transición del estado de Nuevo León que soñamos para nuestros hijos”, expresó.

“Este manifiesto, formula un acuerdo marco para la reforma del estado de Nuevo León que contenga los objetivos centrales y las conductas públicas que todos hemos de adoptar para que la transición avance de manera ordenada, pacífica y gradual”, manifestó.

Además se subraya que desean el combate a la pobreza, el desempleo, la marginación, la inseguridad, la impunidad, el rezago educativo, la corrupción, son estructuras injustas de las que todos, en diferente medida, somos corresponsables, por lo que su transformación es tarea de todos.

“Queremos una sociedad unida, justa, libre y próspera, cuyo signo sea la confianza. Para su construcción, es indispensable partir de una auténtica búsqueda de la concordia, que nos permita enfrentar esta gran tarea con una voluntad común”.

Demandaron con ello el que “los gallos” a cargos de elección cuenten con programas por educación con valores, que privilegie el respeto a la autoridad.

Seguridad pública eficiente, servicio público de carrera, planes de movilidad de personas, no de vehículos, vivienda digna, salud de calidad y calidez.

Además de empleabilidad sustentable, laboren con democracia y se logre el combate a la corrupción, rendición de cuentas y transparencia.

// El Porvenir