La Carpeta:
1 de 10
 
Las manifestaciones de Iusacell resultan inoperantes, contestó el regulador, quien expuso que esa empresa se refirió sólo a la notificación que culminó el 1 de febrero.
Staff
junio 16, 2012, 1:17 pm

Televisa y Iusacell solicitaron a la Comisión Federal de Competencia (CFC) hacer efectiva la figura legal afirmativa ficta, que en este caso consistiría en autorizar la concentración entre ambas firmas sin establecer condicionantes, de acuerdo con el recurso de reconsideración que interpusieron después del primer fallo de la autoridad en contra.

El pasado 24 de enero el pleno de la CFC, por vez primera, decidió no autorizar la concentración entre las empresas Televisa y Iusacell debido a los riesgos inherentes que se generaban en los mercados de televisión abierta, restringida y publicitario. La negativa fue recurrida por ambas empresas mediante recursos de separación por separado.

Grupo Televisa, en su recurso de reconsideración, expuso que la notificación de la CFC, que se hizo el 2 de febrero de 2012 es violatorio de lo dispuesto por el artículo 34 Bis de la LFCE, pues la Comisión excedió el término de cinco días hábiles que debe de mediar entre la emisión de la resolución y la notificación.

“Así como la notificación es ilegal, no tiene efectos jurídicos, por lo que se actualiza la afirmativa ficta en beneficio de los notificantes”, explicó Televisa. En consecuencia, el pleno deberá declarar la actualización de esta afirmativa ficta prevista en el artículo 21, fracción III de la Ley.

Lo señalado por la televisora es inoperante, dijo la CFC, según el expediente RA-043-2012.

La figura de la afirmativa ficta tiene como finalidad dar certeza al gobernado ante la omisión de actuar o el silencio de la autoridad administrativa, situación que no aconteció, dado que en ningún momento se estuvo ante la presencia del silencio administrativo, dijo la CFC.

Iusacell, por su cuenta, también solicitó hacer efectiva dicha figura legal, por considerar que la persona que se presentó a a notificarles el primer fallo no era la persona que el reglamento de CFC establece. “La resolución es ilegal, pues en contravención a los artículos 66, 67 y 68 del RICFC y 23, fracción IV del RICFC, se notificó por autoridad incompetente y fuera del plazo de ley”, citó.

Iusacell expuso que “fue molestada por un notificador, quien figura como el ejecutor del acto de autoridad, pero sin encontrarse facultado para ello y, más aún, sin que exista un mandamiento escrito o acuerdo de delegación que hubiese otorgado el secretario ejecutivo de CFC”.

Las manifestaciones de Iusacell resultan inoperantes, contestó el regulador, quien expuso que esa empresa se refirió sólo a la notificación que culminó el 1 de febrero.

// El Universal