La Carpeta:
1 de 10
 
Lo que sí es cierto, la hacen de tos y no es para tanto. De que Ochoa no es dechado de virtudes, cierto, pero tampoco es para que se indignen porque les dicen prietitos como la virgen del Tepeyac.
Chava Portillo
febrero 13, 2018, 9:52 am

Con la diarrea verbal que tuvieron políticos y editorialistas crearon una tormenta en un dedal de agua causando pena y vergüenza por lo “delicaditos”, mamones y convenencieros, porque son proclives a que se cumpla la justicia, pero en los bueyes de mi compadre.

Conozco personas que el chiste, albur, la talla o el comentario jocoso se les da y bien, pero habremos otros que la gracejada con doble intención cuando recurrimos a él, siempre tiramos la manteca y hacemos el mejor de los ridículos, como el clavillazo Enrique Ochoa Reza o el mismo pejelagarto López Obrador que intentando ser graciosos salieron por debajo de la mesa.

Supongo que meses antes el planchadito Aurelio Nuño en su papel triste de secretario de -la mala- Educación queriendo hacerse el chistoso pronunció que no sabía “ler”,  todavía es fecha que es el hazmerreír de Juan Ciudadano y entiendo que no es un hombre brillante, pero no aceptaría que no haya aprobado ortografía en sexto de enseñanza básica, ya no digo sepa la conjugación de verbos irregulares o haya aprendido la diferencia entre el gerundio y el diptongo.

De cualquier forma quedó como los calzones de las puchachas, en el suelo y percudidos, similar a su sacrosanto patrón que ha “volvido” a equivocarse en su discurso o jamás aprendió por ejemplo que Lagos de Moreno no es estado y la ciudad de León está en el estado de Guanajuato. En un presidente de México es inadmisible no dominar la materia Geografía e Historia de su país.

De manera coloquial con la intención de adoptar el papel del “cáeme bien” de la farándula, Enrique Ochoa, presidente del Revolucionario Institucional copiando y “refriteando” la ocurrencia de Jaime Rodríguez Calderón, nuestro bronco, ante la falta de creatividad calificó a los priistas que han desertado para alinearse a las fuerzas de MORENA como PRIetitos en una conjunción simple de convertirse en morenos y tricolores. Se le vino el mundo encima.

No tiene la culpa el indio, sino el que le autoriza decir tonterías prestándole el micrófono y permiso para declarar a nombre del partido, ahora a toro pasado cabe bien reclamarle: no me ayudes compadre, aunque ahogado el chamaco ya para que tapas el pozo.

De por sí es poco el amor y gastarlo en celos… cuando apenas se había  aparecido en Monterrey Pepe Toño y cosechó una cantidad generosa de buenos comentarios para que saliera el clavillazo con su imbécil ocurrencia para echarle mocos al atole, pudiendo meterle creación sin tenerle que robar el ingenio a Jaime Heliodoro, como por ejemplo: “No es que Pepe no apriete, sino que sí sabe apretar”  o algo así para destacar que no estaba muerto, andaba de parranda, o... ahora sí, agárrense de la brocha porque voy a quitar la escalera. Habiendo frases con ingenio y tipos con talento se les ocurre designar al más torpe y desgraciado -que no tiene gracia- para salir con su domingo siete, cuando estaba por caer el telón del intermedio en las campañas.

Lo que sí es cierto, la hacen de tos y no es para tanto. De que Ochoa no es dechado de virtudes, cierto, pero tampoco es para que se indignen porque les dicen prietitos como la virgen del Tepeyac.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web