La Carpeta:
1 de 10
 
Igualmente, a la de “ad chalecum”, deberían impedir las renuncias y licencias, para evitar el chapulineo y también para acabar con la práctica de pasarle el puesto al suplente y que éste último sólo pueda acceder al cargo por enfermedad grave o por fallecimiento del titular.
Francisco Tijerina
septiembre 6, 2018, 2:49 pm

 

“El único vicio que no puede ser perdonado es el de la hipocresía. El arrepentimiento del hipócrita es hipocresía en sí misma.” // William Hazlitt

Ya es tiempo de acabar en México con el pingüe negocio en que los políticos inmorales han convertido legislaturas y cabildos al venderse, peor que una prostituta de arrabal, al mejor postor para cambiar de colores, abandonando al partido que los llevó al poder.

De igual manera ya va siendo hora de que se acaben las simulaciones y se impida, por decreto de ley, las renuncias o licencias.

Porque pueden decir lo que quieran, pero todos sabemos la verdad, su permanencia en una bancada es moneda de cambio que termina por traicionar cualquier promesa de campaña, porque a donde vayan el pago no será gratuito y deberán alinearse y obedecer lo que les ordene su nuevo patrón.

Resulta bochornoso ver el triste espectáculo de ver cómo pretenden justificarse. Y si eso da “pena ajena”, pasas a encabritarte cuando escuchas declaraciones como la de Arturo Escobar del Partido Verde, que ni él mismo se cree el cuento de que intercambiaron cinco diputados para que les apoyen programas de lucha contra el cáncer infantil.

Por ley deberían obligar a Senadores, Diputados federales y locales y también Regidores y Síndicos, a permanecer en el partido y bancada que los postuló durante el tiempo que dure su gestión; como en las tiendas, salida la mercancía no se aceptan cambios ni devoluciones.

Igualmente, a la de “ad chalecum”, deberían impedir las renuncias y licencias, para evitar el chapulineo y también para acabar con la práctica de pasarle el puesto al suplente y que éste último sólo pueda acceder al cargo por enfermedad grave o por fallecimiento del titular.

Sé que pido un imposible porque ningún partido accederá a perder la posibilidad de mangonear el poder de votaciones y recursos, que al final es lo que en realidad pelean, sumando a su grupo a los desleales hipócritas que se bañan de pureza diciendo que se van porque no respetan su ideario pero en el fondo sus ideas están llenas de ceros en una cuenta de banco.

Son seres despreciables, sin valores ni convicciones, sin moral ni escrúpulos, que deberían ser desaforados por incumplir con la ciudadanía y además ser encarcelados por lucrar con recursos públicos en su beneficio, al recibir dinero de partidos políticos a los que lo único que les interesa es el poder y no el desarrollo de nuestro país.

Prostitut@s de arrabal.