La Carpeta:
1 de 10
 
¿Ese va a ser el tono en el debate, el de las descalificaciones más vulgares contra el candidato de izquierda?
Federico Arreola
abril 19, 2018, 1:10 pm

“Dos posibilidades: hacerse infinitamente pequeño o serlo”. Franz Kafka

Hay en los diarios, este jueves, críticas inteligentes a López Obrador. Inteligentes y objetivas, racionales, que enriquecen el debate.

La de Pablo Hiriart, por ejemplo, a pesar de su tono un tanto resentido contra Andrés Manuel: “Un golpeador contra Slim y la inversión privada”, es el título de su columna en El Financiero.

Otro duro, pero bien fundado artículo contra AMLO es el de Joaquín López-Dóriga en Milenio: “Lo que no quería López Obrador”, en el que se explica el rompimiento del candidato de Morena con los grandes empresarios mexicanos, sobre todo con Carlos Slim.

Lo mismo puede decirse del escrito de Carlos Loret de Mola publicado en El Universal: “López Orador, el ‘viejo’ y el moderno”, que es una interesante reflexión acerca de que Andrés Manuel abandonó su discurso conciliador de hace todavía unas semanas para ponerse peleón con los dueños del dinero.

Se puede estar, o no, de acuerdo con los tres periodistas mencionados, pero sin duda lo que no puede negarse es que ejercen su libertad de expresión con sensatez, ecuanimidad y, particularmente, sin caer ni en mentiras ni en calumnias.,

Un caso muy distinto es el del publicista Carlos Alazraki, que en El Universal dirige una carta a Morena, “el nuevo PRI”.

Para el señor Alazraki “todo iba increíblemente bien” en la política mexicana hasta que nació el partido fundado por López Obrador.

Después de semejante afirmación, Alazraki pronostica lo que, según él, va a pasar con Andrés Manuel despachando en Los Pinos:

* Cambiará la Constitución para reelegirse.

* Los funcionarios del gobierno de AMLO se van a enriquecer.

* Si no se puede reelegir, AMLO heredará la Presidencia a su hijo.

En fin, todo un catálogo de falsedades que Alazraki concluye con una expresión de niño bien poco dotado para el debate: “¡Qué asco!”.

Carlos Alazraki es un tipo escuchado por los políticos que disputan la Presidencia de México a López Obrador.

¿Ese va a ser el tono en el debate, el de las descalificaciones más vulgares contra el candidato de izquierda?

Que nadie se sorprenda si priistas y panistas terminan optando por las dos posibilidades de que las hablaba Kafka: hacerse infinitamente pequeños y serlo.