La Carpeta:
1 de 10
 
No nos hagamos tontos. Si Andrés Manuel gana las elecciones, las llamadas reformas estructurales se van a ir por el caño.
FELIX CORTES CAMARILLO
mayo 15, 2018, 7:32 am

Que sí, que no, el macalacachimba…

                Dámaso Pérez Prado, Mambo del Ruletero.

Los involuntarios exégetas del evangelio según San Andrés no se cansan de explicarnos que la inspiración divina de la campaña electoral de este mesías es la Chimoltrufia, personaje inventado por mi amigo Roberto Gómez Bolaños, que como te decía una cosa, te decía la otra y antes todo lo contrario.

Por eso, lógicamente, el equipo de comunicación del candidato de Morena tiene como función esencial explicarnos “lo que el candidato quiso decir”, de muy lamentables remembranzas.

No nos hagamos tontos. Si Andrés Manuel gana las elecciones, lo cual no está descartado, las llamadas reformas estructurales —que una la fue, pero las otras no— se van a ir por el caño. No importa lo que diga el señor Romo o la señora Clouthier. Lo que importa es lo más reciente que les dijo Andrés Manuel a sus acólitos en Oaxaca, sede de sus más radicales huestes seguidoras en el magisterio nacional: La Reforma Educativa va pa’ trás.

¿Por qué va pa’ trás? Eso es algo que pocos advierten. El eje del rechazo, según AMLO,  es que la evaluación de los maestros pueda tener consecuencias en su despido.

Desde que yo recuerdo, he trabajado: “Casa Luis, donde el cliente se va feliz”, gritaba a las puertas de una tienda el eslogan de mi invención, hasta los más recientes discursos en apoyo de ideas menos fulminantes, todo ello me ha dado de comer, y no mal. Lo que me queda claro es que en estos setenta años, siempre he estado sujeto a la evaluación de mis patrones, so pena de perder la chamba si no cumplía con los estándares por ellos establecidos.

Y no creo que esta lógica implacable del mercado laboral deba sorprender a nadie. A mí nunca me sorprendió. A Andrés Manuel y a las manadas de maestros que no quieren ser evaluados, si de ello depende su planta, sí.

La Reforma Educativa va para atrás.

Me dicen mis tres hermanas, que las tres son maestras, que hoy es su día. Ojalá que no les vaya pior.

PILÓN.-En este mismo sitio se habló oportunamente de la falla del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios, SPEI, que causó miles de problemas a quienes reciben la paga por su trabajo a través de esas transferencias por computadora. Ayer, el problema seguía manifestándose en algunos bancos y su red de cajeros automáticos, que solamente acertaba a informar que el servicio no estaba disponible. Y que esto seguirá dos semanas igual.

La página del Banco de México dice que el SPEI es propiedad y es operado por el Banco de México. Si eso es así, alguien en el Banco de México hizo un mal trabajo. Si, por el contrario y como es presumible, el SPEI es un servicio de proveedores externos y privados, el Banco de México está haciendo un trabajo peor.