La Carpeta:
1 de 10
 
No solo el combate al huachicol y los programas sociales son importantes. Claro que no. Y es que, como dijo tu apreciada, respetada y admirada esposa, Andrés —la señora Beatriz Gutiérrez Müller—, el arte nos salvará.
Federico Arreola
enero 14, 2019, 6:27 am

"El arte nos salvará". Beatriz Gutiérrez Müller

Señor presidente:

Perdóname que te distraiga. Sé que el tema del huachicol es muy importante, pero el arte también tiene relevancia.

Mauricio Fernández, panista —cuya familia es rica desde hace varias generaciones, desde antes de la Revolución inclusive—, es uno de los tres políticos a los que yo más he apreciado: los otros son Luis Donaldo Colosio y tú, Andrés Manuel.

Antes de que a ti, Andrés, te descalabraran en Tabasco por luchar contra el PRI, a Mauricio lo agarraron a pedradas en un mercado callejero de la CROC, en Monterrey. Ocurrió en 1985 o 1986 si no recuerdo mal. Lo sé porque Mauricio me invitó a acompañarlo en una pequeña gira de campaña: él buscaba ser diputado federal, y yo como columnista acepté estar en uno de sus recorridos cierta mañana solo para entender lo que estaba pasando.

Me tocó algún golpe esa vez. Después de la agresión publiqué una denuncia periodística, ya no recuerdo si en El Porvenir, dirigido entonces por Jesús Cantú Escalante —uno de los colaboradores en el área de Comunicación de tu gobierno, Andrés— o si lo hice en mis primeros días en El Norte (padre de Reforma), de la familia Junco de la Vega.

Después de las pedradas Mauricio me invitó un café y me mostró el avance de las obras, que apenas iniciaban, de La Milarca, su extraordinaria casa que quizá contenga la más importante colección de objetos artísticos que hay en México.

En fin, Andrés Manuel, te hago algunas preguntas:

1.- ¿Sabías que recientemente, tras el fallecimiento de Lorenzo Zambrano —el hombre que hizo de Cemex una potencia mundial en la industria cementera— el 100% de su colección artística, muy valiosa, fue vendido por su familia en Estados Unidos?

2.- ¿Estabas enterado, Andrés, de que en México no quedó ni un palillo de dientes de la extraordinaria colección de Lorenzo el grande de Monterey?

3.- ¿Sabías, señor presidente, que La Milarca, una sola de las colecciones de Mauricio Fernández, tiene un inventario notariado de obras de arte con valor de 107 Millones de dólares?

4.- ¿Estabas al tanto, Andrés, de que los hijos de Mauricio, ya los dueños de esa y otras colecciones, han decidido aportar todo el contenido artístico de La Milarca para que forme parte de un museo en el municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León?

5.- ¿Sabías, Andrés, que el Museo de Arte Popular de Mauricio y su familia cuenta con mas de 500 piezas?

6.- ¿Te informaron, señor López Obrador, de que Mauricio está decidido a aportar a los museos en los que iban a exhibirse sus obras de arte, la colección de Televisa que mandó a hacer Emilio Azcárraga Milmo —padre del actual presidente de la televisora—  para difundir la imagen de Mexico en el Mundial de Futbol del 86?

7.- ¿Te han contado, Andrés, que los museos que el cabildo de San Pedro aprobó para dar cabida a las obras de arte de Mauricio hoy están en riesgo por las ambiciones políticas de un alcalde sin partido, Miguel Treviño, que quiere ser gobernador apoyado por el Grupo Reforma?

8.- ¿Presidente, ya te contaron que la gente de mi tierra, el área metropolitana de Monterrey, se quedará sin admirar diez de veinte Tibores que hay en el mundo del siglo XVII de Tonalá?

9.- ¿Te han dicho, querido Andrés, que La Milarca, que se suponía iba a ser un museo —hoy suspendido porque al inculto alcalde de San Pedro no se le pega la gana seguir con el proyecto—, incluye en sus elementos arquitectónicos cuatro techos Mudéjares que tienen la categoría de Patrimonio Cultural de la Humanidad, únicos en el mundo, por cierto?

10.- ¿Sabías que la familia de Mauricio Fernández aportaría a tales museos ya cancelados 5 arcos góticos de los siglos XIII y XIV?

11.- ¿Estabas al tanto, Andrés, de que entre las piezas relevantes de las colecciones de Mauricio está la Vendedora de Alcatraces, de Diego Rivera, el primer autorretrato de Frida Kahlo, cuatro Tamayos, dos Orozcos, un Siqueiros, cinco Toledos, entre muchísimo más arte?

12.- ¿Te han contado, Andrés, de la colección de fósiles de Mauricio, de primer nivel mundial, que también iba a ir a los museos que la grilla de un alcalde sin sensibilidad artística mandó parar?

13.- ¿Sabías, presidente López Obrador, que Mauricio y sus hijos están dispuestos a aportar a los museos el cráneo de un T Rex, el cráneo de un Triceratops, un Ichtyosaurio, un Dimetrodonte y un Megalocero, entre otras maravillas?

14.- ¿Te dijeron, Andrés, que a los museos en disputa legal Mauricio y sus hijos iban a aportar las espadas de Hernán Cortés, de Iturbide, de Porfirio Diaz y de Ignacio Allende, entre otras?

No ignoras, querido presidente, que Mauricio fue alcalde de San Pedro, creo que tres veces: recientemente dos y la primera cuando era una hazaña derrotar al PRI.

En su último periodo, antes de retirarse, Mauricio propuso al cabildo un plan para hacer museos en los que quedaran las colecciones de él y sus hijos.

Después de 12 meses de debate y tras 36 sesiones de cabildo en las que se trataron los temas del los museos, se aprobó por unanimidad el apoyo a los mismos.

El cabildo iba a poner recursos para la construcción de los museos, y la familia de Mauricio, también lo haría, esto como una aportación adicional a las colecciones de arte que se entregaban en comodato a 30 años renovables sin ningún beneficio para la familia Fernández.

Pero el actual alcalde, con la mitad de La Milarca construida, paró la obra. Sin ninguna justificación, ni ideológica ni presupuestal. Simplemente lo hizo por inculto e ignorante.

Mauricio Fernández y su familia ya han aportado varios millones de pesos tanto para la construcción de los museos como para tecnología contratada con desarrolladores de Silicon Valley para hacerlos no solo interactivos, sino los más avanzados del mundo.

Por cierto, ante la necedad del alcalde Treviño de no permitir los museos en San Pedro, el Parque Fundidora —del gobierno del Estado, cuyos terrenos están en Monterrey— aceptó hacerlos ahí, pero el tal Miguel Treviño canceló el convenio.

¿No crees, Andrés Manuel, que tu secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, debe intervenir para que tales museos se hagan, en San Pedro o en Monterrey, de tal forma de evitar que, cuando Mauricio Fernández fallezca —espero que sea dentro de muchos años— no corran sus colecciones la misma suerte que las de Lorenzo Zambrano, que se vendieron en Estados Unidos?

No solo el combate al huachicol y los programas sociales son importantes. Claro que no. Y es que, como dijo tu apreciada, respetada y admirada esposa, Andrés —la señora Beatriz Gutiérrez Müller—, el arte nos salvará.