La Carpeta:
1 de 10
 
No debemos permitir semejante atrocidad. Llamemos a los conservadores, mezquinos, fascistas y canallas que tanto odio difunden, pues eso: conservadores, mezquinos, fascistas y canallas. Simplemente lo que son.
Federico Arreola
diciembre 28, 2018, 8:54 am

"Le aseguro que aquí pasan cosas muy miserables y sucias. Aquí, de arriba a abajo, todos son unos canallas". Beethoven 

Son seis los capítulos del libro de infamia que la derecha está escribiendo en México.

Capítulo primero, los conservadores caen en la sospecha irresponsable: no fue un accidente —la caída del helicóptero en la que perdieron la vida la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle. ¿No lo fue? ¿Tienen bases para afirmarlo? ¿Nunca se había desplomado un helicóptero en México?

Capítulo segundo, con mezquindad dan inicio al rumor de que el presidente de México "seguramente algo" tuvo que ver en los anteriores hechos.

Capítulo tercero, ya como fascistas, gastan una cantidad de dinero —no menor, por cierto— en redes sociales para sembrar la calumnia: #AMLOAsesino.

Capítulo cuarto: miserables, los dirigentes intelectuales y los patrocinadores económicos de la campaña de odio se mantienen en el anonimato.

Capítulo quinto: canallas, exigen que el presidente López Obrador se trague todas las acusaciones sin protestar. Hasta lo consideran obligación casi constitucional del gobernante. Y si Andrés, a pregunta expresa, da su opinión con objetividad —quienes lo atacan son eso: “conservadores, mezquinos, fascistas, canallas”—, entonces es un tirano.

Capítulo sexto: cínicos, acusan a la gente que defiende a su presidente —ciudadanos que lo hacen claramente con honestidad, libremente y por simple imperativo moral— de ser parte de un plan autoritario.

Pues bien, ¿cómo se llama el libro? Respuesta: “No tienen madre”.

No debemos permitir semejante atrocidad. Llamemos a los conservadores, mezquinos, fascistas y canallas que tanto odio difunden, pues eso: conservadores, mezquinos, fascistas y canallas. Simplemente lo que son.