La Carpeta:
1 de 10
 
Otro que tampoco podría dirigir la bancada en la Cámara de Diputados, es Enrique Ochoa Reza, quien, a través de su torpe e inútil liderazgo, aisló a los grupos y corrientes de los estados en la toma de decisiones.
Staff
julio 5, 2018, 8:23 am

POR JOSÉ LUIS CAMACHO ACEVEDO

Jorge Carlos Ramírez Marín arrasa en su camino al Senado de la República por el estado de Yucatán, con más de 26 mil votos de ventaja sobre sus más cercanos competidores, aseguró un escaño para el tricolor.

Carlos Ramírez se ha convertido en el único candidato del PRI que ganó una senaduría de mayoría. Además cabe destacar que obtuvo más votos que el candidato de su partido a gobernador en Yucatán.

El yucateco arribará al Senado, en donde el PRI verá muy reducida su presencia, pues de 52 pasarán a 13 curules, aproximadamente.

Tendrá como compañeros de bancada a la sobrina del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, Claudia Ruiz Massieu; al exsecretario de Gobernación; Miguel Ángel Osorio Chong; a la ex líder nacional del PRI, Beatriz Paredes, y al ex gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas.

Una regla no escrita del priismo dice que el líder de la bancada del Senado, debe cumplir con ciertos requisitos, uno de ellos es que haya ganado en tierra, es decir, que haya sido electo después de una ardua campaña electoral.

Y como ya mencioné, Carlos Ramírez, resultó en estas elecciones ser el único en conseguirlo.

Otra de las reglas, dice que el líder debe contar con la experiencia necesaria, por ello es fundamental que haber formado parte de alguna Cámara legislativa, hecho que cumple a la perfección Carlos Ramírez, quien integró la última Cámara de Diputados en donde además fue presidente de la Mesa Directiva durante el último año.

¿Quiénes no debería asumir esa responsabilidad y por qué?

El hidalguense Miguel Ángel Osorio, quien promovió el voto en contra de su propio partido, sino veamos los resultados del PRI en su entidad, en donde no alcanzó a obtener los resultados esperados.

Y es que, con las invitaciones a votar del mandatario de Hidalgo, Omar Fayad, que rayaron en lo frívolas e irresponsables como iban a obtener buenos resultados, recordemos cuando aseguró que si los ciudadanos tenían “tantito cerebro” votarían por José Antonio Meade.

Otro ejemplo de una posible traición, sería el caso de Antonio Astiazarán, quien hasta inicios del año pasado militaba en el PRI y renunció a dichas filas después no ser nombrado candidato a Senador, para después emigrar al PAN en donde le brindaron la candidatura en la primera posición.

Antonio Astiazarán presumía de su cercanía con Osorio Chong, quien fuera el encargado de la política interna del país, y éste a su vez, no negó la amistad con Astiazarán, pero recalcó que lo hizo fue una traición al partido político que lo albergó durante muchos años ¿será?

Asimismo es importante recordar que el Partido Encuentro Social, ahora aliado de Morena, estuvo fuertemente influenciado por el grupo de Hidalgo que encabeza nada menos que Osorio Chong.

Cuando el PES obtuvo su registro, varios de sus personajes estaban relacionados con el Secretario de Gobernación y con el también hidalguense Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República, una prueba de ello es que Alejandro González Murillo, sobrino del ex procurador se convirtió en secretario general del partido.

Y finalmente, está el caso de Jorge Francisco Márquez Montes, ex oficial Mayor dentro de la Secretaría de Gobernación, bajo el mandato de Miguel Ángel Osorio Chong, quien fue denunciado por el extitular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, Santiago Nieto de ofrecerle dinero a cambio de su silencio, después de investigar el caso de sobornos de la empresa Odebrecht.

Otro que tampoco podría dirigir la bancada en la Cámara de Diputados, es Enrique Ochoa Reza, quien, a través de su torpe e inútil liderazgo, aisló a los grupos y corrientes de los estados en la toma de decisiones.

Fue el 30 de enero de 2017, cuando Ochoa Reza urgió a discutir una reforma de ley que terminara con 100 diputaciones y 32 senadurías plurinominales. La propuesta la realizó al inaugurar la reunión plenaria de los senadores del PRI en la que dijo que los mexicanos necesitaban una transformación política plena.

Y ahora resultó que después de su desastrosa actuación, será legislador gracias a un “pluri”.

Por ello, es probable que Enrique Ochoa Reza tome protesta del cargo y al día siguiente le deje el curul a su suplente Fernando Elías Calles, nieto de Plutarco Elías Calles y presidente de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI.