La Carpeta:
1 de 10
 
La Dirección de Comercio de Monterrey realizó en la tarde-noche de ayer un operativo contra el comercio informal en la Alameda Mariano Escobedo, de donde retiró decenas de puestos fijos y semifijos, ante la molestia de los oferentes.
Staff
marzo 5, 2018, 7:38 am

La Dirección de Comercio de Monterrey realizó en la tarde-noche de ayer un operativo contra el comercio informal en la Alameda Mariano Escobedo, de donde retiró decenas de puestos fijos y semifijos, ante la molestia de los oferentes.

Alrededor de las 19:00 horas, varias camionetas de redilas llegaron y se colocaron junto a la banqueta de la Alameda sobre la calle Aramberri.

Para entonces, ya un grupo de inspectores municipales habían hecho contacto con los comerciantes, a quienes pidieron que les mostraran sus permisos vigentes.

Solamente quienes no acreditaron su estancia en el lugar fueron retirados, y sus carritos e instalaciones semifijas o estructuras, también.

Los inspectores llevaron a cabo el aseguramiento de poco más de una docena de establecimientos, que fueron sancionados.

Junto con la mercancía, fueron subidos a las camionetas con placas del municipio de Monterrey, y retirados.

Los comerciantes se molestaron porque no los dejaron trabajar, y se quejaron del actuar del gobierno.

A pesar de esta operación que llevó a cabo la Dirección de Comercio para controlar la proliferación de establecimientos informales en la Alameda Mariano Escobedo, son muchos los que trabajan en la zona ocupando aceras y pasillos.

Por la calle Amado Nervo y Aramberri hay vendedores de tamales, de hotdogs, elotes, frituras, tacos en plena calle, pero a estos no se les revisaron sus documentos, y ni siquiera los molestaron, pues el operativo se centró en los que han invadido la Alameda Mariano Escobedo.

Anoche no se dio información oficial de cuántos puestos retiraron o multaron y qué va a pasar con ellos, pero un vocero de la dependencia dijo que el operativo de anoche es parte de las actividades diarias que realizan en distintas partes del primer cuadro de la ciudad.

// El Porvenir